Seguro mató a confianza

La cultura del valet parking se ha venido implementando en hoteles, restaurantes y sitios de entretenimiento de la comuna 14.
Este servicio, prestado por empresas privadas basado en la confianza con los clientes, puesto que se entregan las llaves del automóvil para ser conducido por valets o maleteros a un estacionamiento cercano o un área asignada de parqueo, ha generado algunas incomodidades en usuarios, quienes se preguntan cuáles son las responsabilidades de los prestadores del servicio en cuanto a pérdidas o daños causados.
“Hace poco fuimos a comer a un restaurante en Envigado. Antes de llegar, guardé en una de las gavetas una cosmetiquera, un disco duro y unas gafas. Al otro día llegué a la oficina y resulta que me habían sacado las tres cosas. La respuesta del valet parking fue que no iban a responder por la pérdida: ‘Usted no leyó la letra menudita donde tiene que dar el inventario que deja en su carro’, dijeron. ¡Por Dios, ¿quién cuando entrega el carro en valet parking hace inventario?”, se pregunta una usuaria.
Ante esta situación, Juan Felipe Restrepo, gerente de VIP Valet Parking, expresa que la compañía ofrece a los usuarios, en el momento de tomar el servicio, una póliza de seguro que cubre la totalidad de los daños ocasionados por manutención. “Cada vez que llega un cliente se hace una revisión externa, se observan las características del automóvil y las condiciones en que llega. Se entrega un ficho donde se consigna esta información y en el que los usuarios pueden hacer un inventario y declarar los elementos que llevan dentro del carro. En caso de pérdidas, esta es la garantía para cualquier reclamo”, dice el empresario.

Sea precavido
En El Poblado funcionan dos empresas que prestan este tipo de servicio, además de algunos parqueaderos que tienen su propio personal de valet parking. Las empresas recomiendan a los usuarios realizar un peritaje externo para detectar daños o rayones y saber en qué condiciones se entrega el vehículo; fijarse que los valets estén identificados y lleven uniformes de la empresa, y, por último, si tiene objetos de valor dentro del carro, dejarlos consignados en un inventario. La empresa, por su parte, debe garantizar un buen manejo del vehículo. Para ello los valets son capacitados en ruta, velocidad y normas de tránsito.