“Se necesitan más festivales”

“Se necesitan más festivales”
Más allá de las críticas, los artistas lo destacan como espacio de proyección

Para Alejandro Vélez, artista de música electrónica, quien participó con el grupo Protov en el escenario principal del Festival Internacional Altavoz 2012 y también como solista en la tarima alterna, este evento es la oportunidad para que las bandas muestren el crecimiento profesional y musical que han adquirido en los últimos años.
“Es importante poder demostrar que la categoría electrónica es un proceso de ciudad y no se reduce a unas fiestas. El festival es necesario, no solo para las bandas sino para la ciudad. Lo que no puede es convertirse en lo único o el motivo por el cual existamos”, dice el músico.
Por su parte, Juan Diego Galvis, de la banda Panorama, considera que Altavoz ha hecho un gran aporte a la escena local. “Es casi el único escenario grande que tiene Medellín. Si bien hay otros espacios que se abren de vez en cuando, a nivel de rock es el más importante, por eso hay que arroparlo y valorarlo mucho”.
Precisamente, una de las preocupaciones de las agrupaciones musicales locales es la falta de eventos grandes y conciertos durante el año que, como Altavoz, sirvan para la proyección de las iniciativas musicales y para la sobrevivencia de las bandas. “Gambeta”, de Alcolirycoz, destaca el incremento del público en los últimos tiempos, pero cuestiona que en Medellín solo haya un evento público y masivo anual. “Creemos que se deben hacer más cosas durante el año, necesitamos más festivales como Altavoz, porque al ser un concurso genera recelo y disputas entre los músicos, pues todos quieren participar. Cada vez hay más propuestas y es insuficiente un festival para tenerlos a todos. Las agrupaciones necesitan más fogueo. Los festivales deben darle más fuerza a las bandas locales y no ponerlas en desventaja frente a las internacionales”, enfatiza el rapero.

Contexto
El reciente Altavoz dejó un sabor agridulce en algunos de sus asistentes, quienes pidieron una mejor planificación y organización del evento. Más allá de la selección del cartel musical, que tiene un carácter subjetivo, dos de las principales quejas del público fueron la elección del estadio Cincuentenario como escenario y la época de realización, que coincide con la temporada invernal. Juan Felipe Morales, uno de los asistentes a los conciertos, expresa que “aunque uno como joven disfruta y le saca provecho a todo, el pantanero en que se convierte la cancha es insoportable. La Alcaldía debería analizar esta situación para garantizar un mejor espectáculo”.
A pesar de estas circunstancias, los organizadores manifiestan que la concurrencia fue buena, con cerca de 65 mil asistentes a los conciertos de seis agrupaciones internacionales y cerca de 50 bandas locales y nacionales.
El Festival Altavoz, creado hace nueve años, fue adoptado como política pública municipal mediante el acuerdo número 12 de 2007. Por esto, la importancia de consolidar cada vez más la organización de tal evento, que se ha convertido en el espacio de proyección por excelencia de las bandas musicales de Medellín.