Se necesita paciencia

Frente a las cuatro obras por Valorización en El Poblado
Se necesita paciencia
La complejidad de las obras obligará a que el plan de manejo de tránsito de la Secretaría de Movilidad sea aun más agresivo


Obras en la Transversal Superior con Los Balsos

El estado de la movilidad en El Poblado obligó a la proyección de una serie de obras por Valorización, en total 24, entre las que se cuentan los cuatro pasos a desnivel (transversales Inferior y Superior con la loma de Los Balsos, Transversal Superior con la Vía El Tesoro y Transversal Inferior con la calle 10) que actualmente se ejecutan. Para que se pueda sentir su impacto real en la movilidad de la zona y en las condiciones de la maya vial, habrá que esperar aproximadamente ocho meses y “sufrir” con paciencia lo que se avecina, producto del proceso constructivo inherente a cada una de ellas.


Obras en la Transversal Superior con Los Balsos

A la fecha, conductores y habitantes cercanos a estos proyectos han visto el levantamiento de campamentos; los cierres parciales de vías en lapsos que se prolongan más de lo establecido y que ocasionan largas filas donde impajaritablemente hay que seguir la orden de “uno a uno”; pequeñas intervenciones en taludes; levantamientos topográficos; polvo, más polvo y mucho ruido. Esto, dicho sea de paso, es lo que hasta el momento se ha percibido, porque no se puede olvidar que faltan los meses más complejos en la ejecución de las obras y que seguramente traerán las mayores complicaciones en cuanto a la movilidad se refiere. Así pues, a finales del mes de junio o principios de julio, cuando los constructores empiecen a hacer las fundaciones de los puentes y a levantar las pilas y muros de contención de los pasos a desnivel, conductores y vecinos deberán armarse de paciencia y buscar en lo posible vías alternas, tal como lo recomienda la Secretaría de Infraestructura Física de Medellín, entidad que está al frente de estos proyectos viales.


Lateral Norte de la Quebrada Zúniga, una de las siete obras de Valorización ya terminadas. Une las avenidas Las Vegas (foto izquierda) y Regional (foto derecha)

Los imprevistos: infaltables

Pese a que cada punto de intervención cuenta con un plan de manejo de tránsito específico, a juicio del secretario de Infraestructura Física de Medellín, Javier Darío Toro, es imposible pensar que obras de esta magnitud no conlleven dificultades en la movilidad y no presenten situaciones imprevistas en su desenvolvimiento. “Resulta que ese plan de manejo de tránsito es cambiante porque depende de si tenemos que intervenir un carril o los dos; el plan también debe cambiar por complejidades que se van encontrando con el sistema de redes”, explica. “Una obra de estas tiene una gran cantidad de actividades, entonces así exista ese plan, a veces hay que tomar decisiones que son de momento. Tratamos en lo posible de avisarle a la comunidad cómo van a ser los cierres, avisamos a través de los medios de comunicación, entregamos volantes y, en fin, hacemos todo lo posible por cumplir, pero hay circunstancias excepcionales que a veces nos obligan a ampliar los plazos de los cierres” comenta el funcionario.


Lateral Norte de la Quebrada Zúniga, una de las siete obras de Valorización ya terminadas. Une las avenidas Las Vegas (foto izquierda) y Regional (foto derecha)

Aunque resulte paradójico que mientras se adelantan obras con el fin de mejorar la movilidad en El Poblado, esta sea justamente la más afectada, es preciso recordar que hay consenso en diferentes sectores sociales, en que son necesarias. Las autoridades municipales han insistido en que si no se ejecutan de la manera concebida, es decir, como un plan vial, no mejorarán las condiciones y tiempos de desplazamiento en la comuna 14. Las obras, que por su disposición geográfica en la zona pareciera que se fueran a comportar como entes con funcionalidad independiente, fueron concebidas como un todo que impactará de manera positiva la movilidad en El Poblado. “En definitiva no pueden verse como obras sueltas”, añade el secretario de Infraestructura, Javier Darío Toro.

“Qué más argumento para justificar las obras si tenemos en cuenta que el 27 por ciento de todos los vehículos del Valle de Aburrá está en El Poblado. Si queremos mejorar la movilidad en el futuro necesariamente se tienen que hacer estas obras. Muchas personas preguntan: ‘¿Pero van a hacer las cuatro al mismo tiempo?’. Y yo respondo: ‘Es que son veinticuatro, si las hiciéramos una a una nos tardaríamos más de doce años”.


Lateral Norte de la Quebrada Zúniga, una de las siete obras de Valorización ya terminadas. Une las avenidas Las Vegas (foto izquierda) y Regional (foto derecha)

El Niño ayudará

Se prevé que en lo que resta del año, El Niño y su intenso verano estarán en todo su furor. Este fenómeno podría ser el mejor aliado para los trabajos. “El mejor ingeniero que existe es el verano”, argumenta Javier Toro. “Si tuviéramos lluvias torrenciales no me quisiera imaginar el panorama, el verano va a tener un efecto positivo en la construcción de estas cuatro obras”. Es preciso recordar que siete de las veinticuatro obras del Proyecto de Valorización en El Poblado ya están concluidas: empalme Vía Linares a la calle 10 (puente quebrada La Sanín); Vía Linares entre las lomas de Los González y Los Balsos; conexión carrera 43 CD entre las calles 11 y 11A (puente quebrada La Poblada); conexión carrera 43 C entre la calle 7 y la transversal 6 (puente quebrada La Presidenta); conexión carrera 43 C entre calles 8 y 9 (Astorga), y el Lateral Norte de la Quebrada Zúñiga, próxima a habilitarse.