Ruido en salones sociales

Ruido en salones sociales
Estos recintos que son usados para reuniones dentro de las copropiedades, pueden afectar a los condominios vecinos si las normas básicas de convivencia no se respetan

Existen procedimientos para resolver conflictos entre vecinos por el ruido. Primero, el consejo de administración de la copropiedad puede mediar para que los implicados lleguen a una conciliación. Si eso no funciona, el comité de convivencia debe actuar basado en el manual y los reglamentos internos. No obstante, el recurso de comunicarse con la inspección de policía, o la de permanencia, puede ser el más efectivo y en algunos casos conduce a multas económicas para los infractores.
A la redacción de Vivir en El Poblado llegó una queja por el ruido emitido en la Urbanización Hausen, en el barrio San Lucas, durante el 7 de diciembre en el salón social de dicha unidad.
Según informó María Eugenia Uribe, administradora del complejo residencial, “ese día había una reunión de la mayoría de copropietarios. La gente de allá es demasiado educada, si sintieron ruido debieron llamar a la portería y en dos minutos seguro bajaban el volumen. No recibí quejas, no llamaron ni a la policía ni a la administración”.
Añadió que es la primera vez que escucha este tipo de quejas, que las unidades que administra son de casas grandes, en las que los porteros tienen claro las indicaciones en caso de ruido. “En estos días estaban quemando pólvora en una, alguien llamó, lo notificó, a la persona se le llamó la atención una sola vez y no lo continuó haciendo. La cultura es algo común en este tipo de copropiedades”, dijo Uribe.

La inspección controla y multa
Así como sucede con los establecimientos nocturnos abiertos al público, la inspección de policía de cada jurisdicción, tiene competencia y autonomía para iniciar un trámite de verificación de las quejas en compañía de la Secretaría de Salud. “La Ordenanza 18 establece que la persona que ocasiona perjuicio a los vecinos con fiestas y bulla e interrumpe la tranquilidad, puede entrar en un proceso que puede terminar con la multa económica. Eso sí, es necesaria la queja en la inspección”, aclaró Orlando Pino, Inspector de Policía de la 14A y encargado por estos días de la 14B.
Pino recomendó que durante el ruido, lo mejor es comunicarse con la inspección de permanencia que trabaja las 24 horas, para que se trasladen a la zona, paren el exceso de ruido y luego pasen un informe que determina si habrá o no sanción. “Es incluso más efectivo que llamar directamente a la policía, porque seguimos el proceso. Este caso en los salones sociales no es tan común como sí ocurre con los locales comerciales. Denunciar, poner la queja es la clave”, dijo el inspector Pino.