“Revalorización” descuadró la caja de constructoras

Los constructores se declaran con procesos de escrituración frenados y con perjuicios comerciales de cuenta de la “revalorización” de lotes de los proyectos inmobiliarios

Por Daniel Palacio Tamayo

Como traumática califican algunos representantes de constructoras el proceso de reliquidación del cobro por valorización. Según estimaciones de Fonvalmed en El Poblado hay 120 predios que pasaron de lotes a proyectos inmobiliarios entre enero y septiembre de 2014, razón por la cual tienen que hacer una nueva liquidación.

La abogada Catalina Otero, lleva el caso de 5 constructoras que consideran que este proceso además de injusto ha tenido errores de procedimiento. “No hubo errores o inconsistencia de los elementos que constituyen el inmueble. En ninguno de los factores de Valorización de El Poblado me dicen que por tener una licencia de construcción cambio el uso, cambia cuando yo ejecuto la licencia”, asegura Otero, quien afirma que este caso ha significado inseguridad jurídica para la inversión privada de constructores en El Poblado.

Carlos Esteban Ramírez, gerente de proyectos de una de las constructoras con asiento en la comuna 14, asegura que ellos obtuvieron la licencia de construcción para una torre de 22 pisos con 38 apartamentos en agosto de 2014 y los primeros días de septiembre de ese año iniciaron obra.

Como uno de los lotes seguía afectado por valorización, los representantes de la constructora reclamaron el estado de cuenta a Fonvalmed para obtener el paz, pero en ese trámite les solicitaron la licencia para examinarla. Hasta ese momento, estimaban que la valorización estaría cercana a los 80 millones de pesos. “Cuando reliquidaron el proyecto iba en un 70 por ciento, es decir, estaba vendido en su totalidad”, asegura Ramírez, quien afirma que se siente maltratado porque tardaron más de un año en informarle sobre el cambio.

La nueva factura llegó por 350 millones de pesos, cuando en el momento del riego, asegura Ramírez, ellos apenas estaban en movimiento de tierras. Ese incremento significa para este proyecto la Valorización cerca del 2 por ciento del total del proyecto, más de la mitad de un apartamento y un tercio de las obligaciones urbanísticas.

Fonvalmed aseguró que “es, por tanto, la fecha de inicio de la construcción en relación a la fecha de distribución, lo que determina el verdadero uso del predio, y por tanto la necesidad de corregir la información con la que fue gravado”, información, según ellos recolectada por medio del acta de inicio de cada obra.

La tardanza en la firma de las escrituras también significa para las constructoras que los bancos no puedan desembolsar los dineros de los créditos adquiridos por los compradores de los apartamentos. Situación similar, atraviesa otra constructora que desde este año tienen la firma de las escrituras frenadas por la revalorización; lo grave, anuncian desde ese proyecto, es que de no cumplirle el plazo a sus clientes, se podrían ver enfrentados al pago de una indemnización.

Fonvalmed aseguró que “agilizará el trámite para expedir, en el menor tiempo posible, las resoluciones modificadoras relacionadas con estos casos.