Reparar “falla menor” de Los Balsos con la Inferior vale 1.700 millones de pesos

La obra, que no ha entrado en funcionamiento, necesita un reforzamiento estructural que podría tardar mínimo tres meses. Vecinos piden acciones por la movilidad 

La solución propuesta por la U de M. contempla la instalación de vigas transversales en concreto que reemplazarían las provisionales que ya se están torciendo

Por Daniel Palacio Tamayo

Sigue embolatada la obra de Los Balsos con la Inferior. El 15 de marzo, la Secretaría de Infraestructura anunció que el plazo para la entrega del intercambio vial se aplazaría debido a una “falla menor” que se detectó en una de las pantallas del túnel, razón por la cual se suspendió el contrato, mientras se avanzaba en los estudios técnicos realizados por la Universidad de Medellín que permitieran encontrar una solución a las grietas que se veían en la estructura.

La Universidad de Medellín propuso que se construyeran por lo menos 13 columnas de pantalla a pantalla a lo largo del túnel, tanto en la parte superior como superficial, de modo que la estructura quede más “rígida”, de acuerdo con el ingeniero César Hidalgo, quien presentó los resultados del informe ante la comunidad.

La Secretaria de Infraestructura, Luz Marina López, aseguró que la reparación tardaría cerca de tres meses y su costo sería cercano a los 1.700 millones de pesos. Esta obra realizada con dineros de valorización se licitó por un valor cercano a los 10 mil millones de pesos.

Según Hidalgo, la estructura actual del túnel no soportaría ni siquiera un sismo, debido a los empujes que se presentan en el terreno, principalmente sobre el costado suroriental del intercambio. Tras el estudio técnico, analizaron siete alternativas, de las que se optó por estos soportes transversales porque es más rápida y generaría menos perturbación al tráfico y para los vecinos. Por ejemplo, explicó Hidalgo, entre las opciones que se desecharon están la construcción de pilas de concreto porque esa reparación tardaría más tiempo.

Igualmente, en la exposición a la comunidad, la Alcaldía explicó que las nuevas columnas no reducirán la altura ni las características contempladas para el túnel. Sin embargo, aunque esta solución sería “más limpia y ágil”, afirmó que igual el contratista tendrá que desmontar el pavimento y manualmente secciones puntuales de las pantallas donde quedaría las nuevas columnas que ayuden a la transferencia de cargas, razón por la cual se anunció que en el sitio se instalará un inclinómetro para detectar eventuales movimientos del terreno.


Fotos Juan David Caicedo

Representantes del contratista Gisaico asistieron a la reunión, en la que aseguraron que “tienen disponibilidad inmediata” para reanudar la obra, una vez se finiquiten detalles técnicos y contractuales con la Secretaría y los expertos de la Universidad de Medellín. Igualmente, los representantes de la firma constructora afirmaron que el muro que presenta fallas ya estaba hecho cuando recibieron el contrato.

De acuerdo con la Secretaria de Infraestructura de Medellín, Luz Marina López, “ya se ve una luz al final del túnel” y que a la par ya se han iniciado las reclamaciones ante las aseguradoras. Por su parte y ante las quejas de la comunidad con la interventoría, López reconoció algunas dificultades, pero aseguró que “hay posibilidades de que sea liquidado, pero esperamos reanudarlo, porque ellos tienen la memoria de lo que ha pasado”.

Victoria Álvarez, vecina del sector, afirmó que “en Movilidad son demasiado tercos, ellos no viven el caos diario”, por lo que agregó que su mayor preocupación está en las implicaciones que pueden traer las obras en la fluidez vehicular del sector, más que en el tiempo que tarden las reparaciones.