Rabia

    Rabia
    José María es albañil y Rosa empleada domestica interna. Son inmigrantes sudamericanos, trabajan en España y desde hace pocas semanas son pareja. Por un evento de él con su jefe, sus vidas cambiarán para siempre.
    José María tiene una personalidad volátil y una discusión lo lleva a un enfrentamiento violento con su capataz, que culmina con la muerte accidental de este último. José María no sabe qué hacer y se refugia en la mansión donde trabaja Rosa, sin contar nada a nadie, ni siquiera a ella. Escondido en el desván abandonado, José María comienza una vida secreta. Entre fantasma y “voyeur”, roba comida en las noches a escondidas y teniendo como compañía a las ratas de la casa. Escucha y mira todo, consciente del riesgo de ser descubierto. Desde allí José María es testigo de situaciones de la vida de Rosa, la relación con sus su jefes y la vida de estos. Rosa es querida por la familia, pero también es víctima de varios abusos, verbales y físicos. Sin poder hacer nada, José María observa todo sin poder actuar, mientras su rabia crece.