¡Qué las recojan!

¡Qué las recojan!
Desde hace más de 4 meses, en donde funcionaba la guardería El Refugio de los Niños (calle 2 Sur con 35) quedaron abandonadas unas llantas que eran para la recreación. “Seguimos esperando que el dueño de la casa las recoja y hemos puesto, en vano, la queja a la Inspección. Es preocupante, pues el agua estancada es cuna de insectos y promotora de enfermedades”, afirma Emilio Vera.