Provoleta de queso de cabra

Provoleta de queso de cabra
El respeto por los ingredientes y las técnicas adecuadas para la preparación de los productos, es el camino seguido por Juan Pablo Valencia, uno de los más reconocidos chefs de la ciudad.

Todo su talento y experiencia se ven plasmados en Mystique, localizado en Provenza. Desde hace tres años, este restaurante ha sido merecedor de toda clase de elogios por parte de críticos culinarios y exigentes comensales.
“Crear memoria” en sus clientes es el objetivo de Mystique, un lugar que no cree en el secreto del chef, por ello su cocina es abierta y los comensales pueden ver cómo se ensambla cada uno de los platos.
Provoleta de queso de cabra, es la receta de Juan Pablo Valencia que propone La Buena Mesa. Una entrada irresistible para degustar con lentitud.

Ingredientes
(para dos personas)
120 gramos de queso de
cabra fresco.
Una compota de tomates cherry y tomillo de limón.
Corazones de alcachofa
confitados (una alcachofa).
Un tomate concasse.
Cuatro pétalos de flores
comestibles.
Dos tajadas de pan focaccia.
Una cucharada de jerez.

Preparación
Limpie la alcachofa, parta el corazón en cuatro pedazos para confitarlos con aceite de hierbas a muy baja temperatura durante dos horas.
Cocine a fuego bajo los tomates cherry, con el tomillo y limón, en aceite extra virgen, durante una hora. Para finalizar, vierta sobre ellos una cucharada de jerez.
Gratine el queso de cabra en el horno (con calor arriba) a una temperatura de 200 grados hasta que dore.
En el plato, ponga encima del queso de cabra los tomates cherry, y sobre estos los corazones de alcachofa confitados. Decore el plato con el tomate concasse (a un tomate común, se le quita la cáscara y se parte en cubos) y los pétalos de flores comestibles.
Sirva esta entrada acompañada del pan focaccia, para untar y disfrutar.


*Nota: Nuestras recetas de La Buena Mesa son elaboradas por expertos de la cocina, con conocimiento en el manejo de alimentos y en sus técnicas de preparación. Las recetas han sido ensayadas por ellos con utensilios profesionales, y los resultados en casa están sujetos al conocimiento gastronómico, de ingredientes y uso de herramientas adecuadas.