Primer examen médico


Primer examen médico

Adaptado para Internet de la edición impresa (Edición 307)

Al nacer, el bebé es recibido por un pediatra que lo somete a una serie de exámenes de rutina para revisar sus signos vitales y su respuesta a ciertos estímulos. Él revisa cinco cosas: ritmo cardíaco, respiración, color, tono muscular y reflejos. Si el resultado de ese primer examen sale bien, no hay que hacer nada extra, pero si no es así, el pediatra tomará las medidas necesarias inmediatamente (como suministrarle oxígeno si hay problemas de respiración).

Hay otros procedimientos que se hacen en ese primer momento: limpieza de los conductos nasales para que el bebé pueda respirar con facilidad; pesaje; medición de la circunferencia de la cabeza y de la longitud del cuerpo; aplicación de gotas en los ojos para prevenir infecciones; limpieza y secado del cuerpo. Hecho esto, el bebé es envuelto en una cobija y entregado a la madre. Todo esto sucede en unos pocos minutos, así que la madre no estará separada de su bebé más de lo estrictamente necesario.