Planes de desarrollo de Medellín: aún les falta

Planes de desarrollo de Medellín: aún les falta
Cada vez la ciudadanía toma más conciencia de la importancia de los planes de desarrollo de sus mandatarios. Un análisis de la Veeduría Ciudadana resalta sus logros y sus vacíos

Según un estudio realizado por la Veeduría Ciudadana al Plan de Desarrollo de Medellín, durante las últimas cinco administraciones municipales (1995-2011) la ciudad sí logró avanzar en ciertas áreas, gracias a los planes de desarrollo de los diferentes alcaldes (Sergio Naranjo, Juan Gómez, Luis Pérez, Sergio Fajardo y Alonso Salazar). El balance de la Veeduría describe la evolución en “temas críticos” como Desarrollo y Equidad; Cultura, Convivencia y Seguridad, Hábitat y Movilidad. Enfatiza en los obstáculos existentes en campos donde no se han logrado avances significativos, como el área de seguridad y convivencia, que sigue siendo uno de los principales escollos a resolver.
La siguiente es una síntesis de lo que encontró la Veeduría en algunos temas.

Empleo
La Veeduría destaca que aunque el empleo es un aspecto poco susceptible de ser cambiado por la administración municipal, de él se han ocupado las diferentes administraciones “a través de mejoras de la economía misma de la ciudad”. No obstante, señala como negativo que la tasa de desempleo en Medellín continúa situándose por encima del promedio nacional y que desde 1994 no baja de dos cifras pese a los esfuerzos realizados por varios de los gobiernos municipales.

Pobreza
De acuerdo con la investigación de la Veeduría, los alcaldes de los periodos estudiados han mitigado la pobreza con los programas para generar empleo. Esta pasó de un 36.1 por ciento en 2002 a un 22 por ciento en 2010, mientras que la pobreza extrema disminuyó de un 7.88 por ciento en 2002 a un 5.59 por ciento en 2010. Lo que preocupa y obliga a reflexionar es que luego de estar en 4.96 por ciento en 2005, la pobreza extrema se incrementó a 6.14 por ciento en 2008 y luego a 6.23 por ciento en 2009.

Salud
Resalta la Veeduría al Plan de Desarrollo que el sistema de salud en Medellín se ha caracterizado por su buena cobertura, “a pesar de la transformación que ha sufrido con la Ley 100 y la tercerización de la prestación del servicio”. No obstante, enfatiza en que hay aspectos pendientes en la universalización de la cobertura y deficiencias en la calidad de la atención, asuntos que deben ser tenidos en cuenta por el nuevo alcalde, Aníbal Gaviria. Por ejemplo, preocupa el incremento en la mortalidad materna, que pasó de 33.21 en 2008 a 37.65 en 2009 por cada cien mil nacidos vivos, aunque en 2010 disminuyó a 17.50 por cada cien mil nacidos vivos. En la mortalidad infantil se aprecia el descenso de 11.94 en 2005 a 9.5 en 2010 por cada mil nacidos, pero la cifra debe reducirse a los niveles mínimos, recomienda la Veeduría.

Educación
Ha sido prioritaria en los últimos cinco gobiernos, hasta convertirse en política de ciudad. La Veeduría destaca el enfoque de la atención de la administración de Alonso Salazar en la primera infancia y que hoy la cobertura sea superior al 100 por ciento en educación básica. Sin embargo, hay una alerta por cuanto “los problemas de seguridad comienzan a agudizarse de nuevo, originando problemas externos a los centros educativos, que terminan provocando aumento en las deserciones y retiros de algunos niños de la escuela”. En referencia a la educación superior, señala que los indicadores son menos alentadores pues crece a una menor proporción y la población para atender es mayor.

Seguridad y convivencia
Para la Veeduría al Plan de Desarrollo de Medellín, la seguridad y convivencia ha sido la principal preocupación de las cinco últimas administraciones municipales. “No han sido capaces de superar este problema y se han visto obligadas a tenerlo como eje fundamental en la política de la ciudad”. Añade que pese a los esfuerzos por mejorar la percepción de seguridad en Medellín, al incremento del pie de fuerza, a la implementación de nuevas tecnologías de vigilancia y al desarrollo de actividades pedagógicas, “los resultados son poco visibles y en las tasas de homicidio se ven fluctuaciones con algunos incrementos preocupantes, reportando 93.25 y 86.3 homicidios por cada cien mil habitantes para los períodos 2009 y 2010 respectivamente”.

Otros aspectos evaluados
La Veeduría al Plan de Desarrollo de Medellín también analizó la evolución de la ciudad en temas como como participación, cultura, medio ambiente movilidad y espacio público.
Con respecto a la participación, considera que todavía falta mucho por lograr, aunque destaca lo que se ha hecho. Llama la atención sobre lo necesario de revisar el sistema del programa de Presupuesto Participativo debido a “desfases en la ejecución; se requieren mayores porcentajes de asignación sobre presupuestos iniciales y adicionales y nuevos temas a ser consultados con las comunidades, así como una mejor articulación con el conjunto del presupuesto municipal y con otras fuentes de recursos públicos y privados”.
Sobre la cultura sobresale el fortalecimiento que se le hizo en el gobierno de Fajardo y el que durante el de Salazar se le haya asignado “la más alta inversión en el tema, jamás conocida en el país y superior inclusive a la realizada por el Ministerio de Cultura, pero con unos indicadores y programas no tan contundentes”.