Piscina abandonada es criadero de zancudos

Una vecina de Los Parra con la 36 pide urgentemente la intervención de la autoridades sanitarias de la ciudad en una piscina de una casa vecina que está abandonada. Según la habitante de la zona, el agua se ha acumulado de tal forma que ya ha tomado un color verde desagradable y se ha convertido en un criadero de mosquitos y zancudos que pueden significar un riesgo para la salud de la comunidad debido a que son vectores transmisores de enfermedades como el dengue y el zika.