Perro, bolsa y pala

Aunque muchos amos de perro lo ignoran, sacar al animal a hacer sus necesidades en la calle no solo es inelegante y descarado, sino que es también una infracción de policía. Por eso la Estación de Policía de El Poblado se ha puesto manos a la obra y después de realizar lo que llaman una jornada de sensibilización en el Parque Infantil de Provenza (sitio de moda entre algunos amos y sus canes para liberar sus cuerpos) el pasado 5 de febrero, quienes sean sorprendidos en estas (los amos, no los perros) tendrán que responder en los términos que establece el Código de Policía:

Artículo 149. Los responsables de caninos o animales domésticos deberán adoptar las medidas necesarias para que estos no ensucien con sus deposiciones fecales la vía pública, sus elementos estructurales, y el mobiliario urbano, así como para evitar micciones en las fachadas de los edificios, construcciones y elementos estructurales.

 
Contravenir la presente disposición acarreará para el propietario o responsable del animal multa de cinco (5) salarios mínimos legales diarios vigentes (…) Parágrafo: El propietario o responsable del animal está obligado a recoger y retirar los excrementos del mismo inmediatamente y de forma conveniente, limpiar, si fuere necesaria la parte de la vía pública, elemento estructural o mobiliario urbano que haya resultado afectado.