La implosión fue exitosa y se trabaja en la remoción de la tierra. Habría paso a un carril parcialmente.
autopista medellin bogota cortesia devimed
 
Foto cortesía Devimed 
 
Por José Fernando Serna Osorio
 

Luego de la implosión controlada que se realizó la tarde de este domingo en el kilómetro 14 + 350 de la autopista Medellín-Bogotá, por el derrumbe que afecta la movilidad en este importante eje vial del país, la Secretaría de Infraestructura de Antioquia precisó que entre el martes y miércoles se habilitaría el tránsito a un carril por la vía.

La detonación y movimiento de tierra fue considerado un éxito por parte de las autoridades departamentales en afán de iniciar con la labores de remoción del material que cayó sobre la autopista y que mantiene incomunicado al Oriente, Magdalena Medio y Bogotá por esta troncal.

“Para dar un primer paso provisional creemos que se deben mover unos 20.000 metros cúbicos que podrían hacerse si el tiempo sigue así, en unas 24 o 36 horas, si se trabaja continuamente. Los técnicos que saben de esto los vemos tranquilos y dicen que la voladura controlada aflojó lo que estaba suelto y que lo demás irá cayendo lentamente, a medida que se retiren los materiales”, explicó el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez.

 

 

 

 

Para la implosión, el Ejército Nacional suministró 150 kilogramos de Indugel, que fueron distribuidos en zonas estratégicas de la parte alta de la montaña para remover los cerca de 50 mil metros cúbicos de tierra que estaba en riesgo de venirse abajo.

Con 100 volquetas, Devimed, concesión encargada del mantenimiento de la vía desplegó el operativo para llevar la tierra hacia Copacabana y Rionegro. Así mismo, el Consejo Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres de Copacabana y el Dapard trabajan en el retorno de 84 familias de la zona que tuvieron que ser desalojadas por el riesgo inminente.

Vías alternas
Desde que ocurrió este deslizamiento el pasado 28 de diciembre, las autoridades desplegaron un operativo para controlar la movilidad hacia el Oriente de Antioquia y Medellín por otras vías como Las Palmas, Santa Elena y El Escobero que han utilizado los viajeros ante la contingencia.

Otra de las razones por las que se trabaja 24 horas en la remoción de piedras y lodo es la temporada vacacional, que moviliza gran cantidad de personas a pueblos cercanos que durante los próximos días celebran sus fiestas populares.