Los argumentos detractores enumeran inconveniencia, impacto vial y desvalorización, asimismo anotan que las normas no permiten que un sector residencial tenga por vecina a una sala de velaciones. Así lo ratificaron a Vivir en El Poblado los curadores urbanos Primero y Cuarto.

Mientras la carta era objeto de análisis en la Alcaldía el periódico consultó otras fuentes. Olga Luz Restrepo, de Muros y Techos, la firma que ocupa la propiedad señalada como próxima sala de velaciones, manifiesta que los dueños no le han notificado que le vayan a dar término al arrendamiento. Y William Betancur y Olga Lucía Correa representantes de las funerarias Betancur y La Piedad, las supuestas interesadas, negaron la existencia del proyecto.

Aún más al Alcalde le contaron que un servicio similar llegaría a La Visitación; sin embargo el párroco Bonilla y la administradora del mall comercial, Beatriz Blandón, dijeron no tener conocimiento.

En Poblado del Campestre, donde un residente dice tener vínculos con el gremio, quieren prender las alarmas al respecto de que por una reforma de las normas urbanizaciones y salas de velaciones sí podrían colindar. Sobre el particular Carlos Jaramillo, Subsecretario de Planeación, sostiene que a pesar de que el denominado POT cambie, “tenemos muy claro que ese uso en sectores residenciales no será permitido”.