Desde la antigüedad nos hemos sentido asombrados al observar la luna. No solo nos protege y regula las mareas, también ha sido un escenario propicio para inspirar maravillosos poemas, canciones, películas y hasta desarrollar tecnologías al tratar de conquistarla.

Fotomontaje: Juan David Caicedo
Texto: Oswaldo Moscoso