Óscar Restrepo Restrepo, alcalde de Copacabana, entregó un reporte con preocupación y alarma sobre el eje vial. 
 
autopista medellin bogota 750
 
Foto cortesía Devimed
 
Por José Fernando Serna Osorio
 

"No hay una postura que nos permita decir que mañana o el sábado se abra la vía". Con contundencia respondió el alcalde de Copacabana, Óscar Restrepo Restrepo, sobre la situación en la que se encuentra la autopista Medellín-Bogotá con el deslizamiento que tiene cerrada la vía totalmente en el kilómetro 14+350 desde el pasado 28 de diciembre

El alcalde Restrepo estuvo la mañana de este jueves realizando un recorrido por la zona afectada y con preocupación informó de la inestabilidad que todavía hay en la parte alta del talud y que frena la reapertura del importante eje vial.

Ni las 130 volquetas que retiran el material hacia Girardota y Rionegro, ni las 16 máquinas grandes que se emplean para estos trabajos y mucho menos los 45 mil metros cúbicos que se han retirado hasta el momento, dan luz verde.

"La verdad el informe es muy preocupante toda vez que el material que está bajando es una material muy pesado, de piedra, de grandes volúmenes y rocas que la verdad tienen taponadas las dos calzadas, en ambos sentidos", dijo el Alcalde.

La proporción de las rocas que se desprenden de la parte alta son tan voluminosas que en la mañana del jueves se encontraban demoliendo una que se atravesó en la mitad de las dos calzadas, lo que representa un peligro latente para los usuarios de la vía.

Solo hasta que Devimed, concesión encargada del mantenimiento de la vía y la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, determinen que es seguro abrir la Medellín-Bogotá se dará el visto bueno.

Por su parte, Devimed pasó la alerta roja a naranja en el tema de seguridad para autorizar por el carril de descenso el tránsito de carros, luego de analizar los reportes del radar que tienen allí. No obstante, esperan que las demás autoridades aprueben.