Para estar más tiempo con la familia

  Por: Juan Carlos Franco  
 
Anda por estos días muy enfocado el Fonval (Fondo de Valorización del Municipio de Medellín) en sensibilizar a la comunidad de El Poblado sobre los múltiples beneficios y las evidentes ganancias que tendremos con el proyecto de valorización en curso.
La campaña es ambiciosa y se ve muy bien diseñada: Boletín especializado, publicidad en periódicos de alta penetración en la zona, gráficas llamativas, frases bonitas… todo alrededor de la palabra Ganancias. Las que “nos benefician”, las que “merecemos”.Y las que muchos no percibimos con tanta claridad como los funcionarios de la entidad, los de la Alcaldía y, en apariencia, la mayoría de concejales.
Una de las frases claves de la campaña, que ya usted habrá leído por ahí, es “vías menos congestionadas, para estar más tiempo con la familia”. O sea, la promesa central del proyecto de valorización es que, gracias a las obras, habrá muchos menos trancones y llegaremos más temprano a casa. O podremos salir de ella más tarde que hoy. ¡Yes!
Realmente, ¿creen eso? ¿Nos lo están prometiendo? ¿En contra de toda evidencia se arriesgan a tanto? A pesar de que cuando estén listas las obras habrá mínimo 20-25% más vehículos que hoy; a pesar de que nos van a meter mucho más tráfico por Los Balsos hacia y desde el puente de la 4 Sur; y por la 34 hacia y desde el Centro y Manrique: ¡Más buses, más camiones, más de todo! Y eso sin tener en cuenta los daños que seguramente nos harán futuros inviernos…
¿El Poblado será convertido en el gran cruce de caminos de Medellín y así y todo nos prometen vías “menos congestionadas”? Es duro decirlo, pero esto insulta nuestra inteligencia. Atención: Una cosa es hacer obras atenuantes -algunas de ellas de urgencia indiscutible- pero otra muy distinta es asegurarnos que son las soluciones definitivas.
La parte que no pongo en duda es que estaremos más tiempo con la familia. Pero no por vías descongestionadas sino justamente por lo contrario: Con tanto taco no tendremos ganas de salir a la calle. O tal vez, si salimos en familia, estaremos más tiempo juntos, todos en el taco.
Quiero pedirle, amigo lector, que consiga y guarde estos boletines y estos avisos. Y que los volvamos a revisar dentro de, digamos, 3 años. Si en ese momento -suponiendo que las obras están ya operando- las vías están realmente descongestionadas, con mucho gusto escribiré un artículo que titularé “Yo estaba muy equivocado” y le rendiré sentidos tributos de admiración a los diseñadores y ejecutores de tan brillante proyecto. Por su visión, valentía y excelencia técnica. Siempre y cuando no aumente el pico y placa, pues no sería juego limpio.
Pero si las vías siguen tan congestionadas -o peores, como me temo- les pediré a todos ustedes que vuelvan a buscar esos papeles y hagamos un reclamo formal y contundente ante el Municipio de Medellín.
Su fuerza será meramente simbólica (pues ya nos han aclarado que en Medellín todo esto es “imparable”) pero al menos protestaríamos ante una hueca promesa que nos hicieron por allá en 2010… y que tal vez sea la base para pensar en un futuro Municipio de El Poblado… ¿Por qué no?
Por último, cómo no mencionar la frase que aparece en los diferentes boletines y avisos: “En los últimos 6 años se han invertido más de $282 mil millones en obras para la movilidad y espacio público” en El Poblado. ¡Podrá ser cierta esta declaración, pero no creo que muchos compartan que la (in)movilidad de hoy es una prueba de lo bien que se invirtió ese dinero!

opinion@vivirenelpoblado.com