¿Para cuándo las soluciones?

Los 10 palos en la rueda de Manila
¿Para cuándo las soluciones?
La comunidad espera ver resultados tras las denuncias y así poder concentrarse en la discusión sobre la cultura

Se suponía que la cuarta reunión de la comisión accidental de Manila giraría en torno a la cultura. En esta discusión se expondrían argumentos a favor y en contra de la utilización que se le ha venido dando a la Casa de La Cultura y la real disponibilidad de espacios de este tipo.

Lamentablemente, esta nueva edición de este espacio comunitario y del Concejo tuvo que devolverse un poco para analizar si los problemas denunciados en las tres reuniones anteriores habían derivado en soluciones.

La conclusión general es que no se ha avanzado casi nada. Sobre la movilidad, uno de los dolores de cabeza, se había planteado señalizar con prohibidos parquear todo el barrio en todos los costados derechos de calles y carreras.

Pero… “la Alcaldía manifestó que no había pintura, porque no habían girado el presupuesto y estaban en proceso de asignación de recursos”, denunció Rodrigo Molina, presidente de la Junta de Acción Comunal.

Ante esta situación, el concejal Carlos Mario Mejía pidió a la administración municipal que se usen los remanentes de pintura para señalizar lo más rápido posible.

Otras denuncias que aún no han encontrado resolución, tienen que ver con la cantidad de construcciones que no entregan parqueos al barrio. Los procesos abiertos en la inspección 14 A y las retroalimentaciones con curadurías y Planeación, siguen adelante.
Continúan también los procesos por la venta de licor en los restaurantes Olivia y Barbacoa Burguer and Beer, el ruido que generan para los vecinos y la instalación de carpas y decks en el espacio público.

“Seguimos con los problemas por el hollín de las chimeneas y el hecho de que los valet parking siguen parqueando los carros en las vías del barrio, más concretamente en la calle 10 A entre carreras 43 D y E, por donde quedan las unidades El Pomar”, indicó Molina.
Este líder comunal también le pidió al Área Metropolitana mayor control ambiental con este tipo de locales comerciales en medio de un barrio residencial.

Al comandante de la Estación de Policía El Poblado, mayor José Andrés Pulido, le pidieron tener más en cuenta el fenómeno de los acomodadores (trapos rojos), que estarían “vendiendo” los derechos para estar en ciertas esquinas parqueando vehículos.
Próximamente (fecha por establecer) será la quinta reunión de la comisión accidental. Esta vez se espera que ya se hayan dado soluciones a estos problemas de Manila, para poder sumergirse en otro de los temas que requiere decisiones urgentes: la cultura.