Pan de Jamón para las fiestas de Navidad

Pan de Jamón para las fiestas de Navidad Por lo que he podido averiguar es un plato oriundo del país, cuyo origen no se conoce en forma precisa, habiendo diferentes y variadas versiones respecto a quién, cómo, cuándo y dónde fue inventado

Antes de pasar al tema de esta quincena, deseo compartir con los lectores que ha sido una sorpresa muy agradable recibir sus correos solicitándome las recetas de la cocina Sirio Libanesa que delineé en la edición 425 del periódico. Para no extenderme, mencionaré a María Adelaida, Horacio, Dora, Luz, Javier, Marta, Mónica, Iveth, Bernardo, Mery, Clara, Lucía y María Teresa. ¡Para todos muchas gracias!

Desde que inicié mi colaboración ceo el periódico he tratado de aportar cada fin de año alguna receta de un plato típico de un país, y que sea emblemático para las fiestas de fin de año; en el caso de Venezuela no hay fiestas si no se escuchan gaitas zulianas y si en la mesa no hay hallacas y pan de jamón. Las hallacas son la versión local de los tamales, preparados durante varios días con la participación de toda la familia o de un grupo de amigos; cuentan con una multitud de ingredientes, entre los que se incluyen: maíz, pernil de cerdo, gallinas, cebollas, ajos, puerros, alcaparras, pimentones, ajíes picantes, aceitunas, uvas pasas, panela, salsa inglesa, etc. La preparación de las hallacas es una fiesta que generalmente dura hasta avanzadas horas de la madrugada. Es un trabajo en equipo, lleno de anécdotas y acompañado – según el presupuesto de los participantes – con whisky, ron, cerveza o vino y con unas gaitas zulianas que se escuchan como música de fondo para la fiesta. Una vez terminada la preparación, se cocinan, se dejan enfriar y después se guardan en el refrigerador durante dos o tres días y con el fin de equilibrar los sabores. El día que se van a consumir se calientan nuevamente en una olla con agua. El pan de jamón, por lo que he podido averiguar es un plato oriundo del país, cuyo origen no se conoce en forma precisa, habiendo diferentes y variadas versiones respecto a quién, cómo, cuándo y dónde fue inventado, para mi gusto podría provenir de la inmigración europea de principios del siglo 20, que es cuando dicen que apareció por primera vez en las casas caraqueñas. Es un pan delicioso, cuya elaboración vale la pena intentarse. A continuación su receta, que he elaborado a partir de la que trae Armando Scannone en su obra “Mi Cocina a la manera de Caracas”, libro fundamental sobre la rica cocina de Venezuela.

.

Ingredientes:
10 gramos de levadura.
½ taza de agua tibia.
1 cucharadita de azúcar.
1 taza de leche.
1/2 kilo de harina.
100 gramos de mantequilla.
1 cucharadita de sal.
3 cucharadas de azúcar (50 gramos).
2 huevos.
500 gramos de jamón crudo.
500 gramos de jamón cocido.
1/2 taza de uvas pasas.
20 aceitunas picadas, sin el carozo.
1/2 cucharada de mantequilla.
1 yema de huevo.
2 cucharadas de agua.
1 pizca de sal.

Preparación:
Mezclar en una taza la levadura, el agua tibia y la cucharadita de azúcar, dejar descansar unos 15 minutos, hasta que la levadura empiece a actuar. A continuación, mezclar en un recipiente grande la leche con la levadura y la mitad de la harina, una vez que la mezcla tome forma, tapar con un trapo y ponerla en un sitio tranquilo, donde no haya corrientes de aire. Dejar levar por unas 4 horas, hasta que el volumen se duplique. A continuación, agregar a la mezcla levada y poco a poco el resto de la harina, usando para ello los dedos o la batidora o el procesador de cocina, asegurando que todo se vaya integrando; si la mezcla está muy seca, agregarle un poco de leche. Dejar levar en un lugar fresco o en la refrigeradora durante unas 8 horas.
El próximo paso consiste en llevar la masa levada a la superficie de trabajo o a la batidora, agregar poco a poco la mantequilla, la sal, el azúcar y los huevos. Amasar bien a mano o con la batidora, hasta que no queden grumos. Al final la masa debe quedar muy elástica y no debe prenderse de la superficie de trabajo ni de las manos. La cantidad de masa debe ser suficiente para hacer 2 panes, para ello dividir el bollo de masa en dos partes.
Extender cada bollo de masa sobre una superficie enharinada, dándole una forma rectangular. El espesor deberá ser de menos de un centímetro. Sobre la masa extendida, colocar capas de jamón crudo y jamón cocido, uvas pasas y aceitunas picadas. Enrollar como si fuera un brazo de gitano, cerrando bien las puntas.
Precalentar el horno a 200º Centígrados (400º Fahrenheit) poner los panes en latas y llevarlos al horno, después de 15 minutos pintarlos con una mezcla batida de yemas de huevo, agua y un poco de sal. Dejar hornear 5 a 10 minutos adicionales, hasta que los panes estén bien dorados por fuera. Dejar enfriar y servir en tajadas individuales.
¡Que lo disfruten y que tengan felices fiestas!
Buenos Aires, diciembre de 2010.