Otra vez los vecinos que no dejan dormir

Los residentes de las urbanizaciones situadas en la calle 20 Sur entre las carreras 38 y 39, en La Frontera, no pudieron dormir el pasado 22 de julio porque a un vecino se le ocurrió hacer una fiesta con papayera y equipo de amplificación toda la madrugada. La Policía fue alertada del ruido y luego de que una patrulla apareciera en la urbanización la fiesta continuó, pero con la puerta cerrada. Los afectados preguntan por la utilidad del régimen de propiedad horizontal y reclaman que la Policía no hace mayor cosa.