El trabajo ciudadano de colaboración de los habitantes y de comerciantes con las autoridades de Policía ha dado sus frutos, sin embargo, hay un problema que continúa generando inconvenientes en el sector de Provenza. La presencia de un habitante de calle, que según ellos, amenaza con un palo y busca pleito a ciudadanos que transitan por el lugar para pedir una moneda. ¿Hay algo por hacer?, se preguntan.