Esto sí que mueve el tablero de juego. Mejorará la movilidad en Llanogrande y sus alrededores. Después de todo, sí parece posible en el mediano plazo tener una vía de doble calzada que nos lleve hasta el Aeropuerto


/ Juan Carlos Franco

Justo cuando estaba terminando mi columna con el recuento habitual de todo lo bueno y lo malo de 2016, cuando tenía listo un pulido resumen sobre los principales acontecimientos mundiales, nacionales y locales que afectaron la vida en El Poblado y sus alrededores…

Justo cuando trataba de demostrar que este año había sido una apasionante mezcla de eventos positivos y negativos, que de todas maneras apuntan a que nuestro sector de la ciudad no podrá escapar del colapso vial…
Justo cuando ratificaba los tantos desastres del proyecto de (des)Valorización de El Poblado, que esta administración trata de medio enderezar tardíamente… Justo cuando ya había abandonado cualquier posibilidad de mejoras reales en las vías y la movilidad de Oriente… Justo entonces…

… ¡Aparece la sorpresa! Resulta que el consorcio Devimed, con el respaldo de la Gobernación, va a construir una vía de altas especificaciones entre Las Palmas y El Tablazo. Motivo suficiente para romper esa columna, ya casi lista, e iniciar una enteramente nueva.

El concesionario invertirá cerca de $500 mil millones en 13 Km de doble calzada, por un trazado enteramente nuevo y con velocidad de diseño de 80 Km/h. Con lo que podría llegarse desde la parcelación Las Palmas hasta casi el Aeropuerto JMC en solo 10 minutos. ¡Y además tendrá ciclovía paralela!

Esto sí que mueve el tablero de juego. Reescribe la realidad del Oriente Antioqueño. Mejorará la movilidad en Llanogrande y sus alrededores. Después de todo, sí parece posible en el mediano plazo tener una vía de doble calzada que nos lleve de Medellín hasta el Aeropuerto.

Buena noticia para la mayoría. Y muy mala para el Túnel de Oriente y su concesionario. Porque una vez esta vía entre en funcionamiento, un número alto de conductores preferirá llegar por ella al Aeropuerto en lugar de desviarse hacia el túnel.

La razón básica es que la nueva vía anunciada será en doble calzada, mientras que el túnel y sus vías de acceso serán en calzada simple. Y dentro del túnel mismo será imposible sobrepasar otros vehículos.

Además, llegar desde Medellín hasta el punto de partida de la vía al Túnel (o viceversa) no es fácil hoy, y menos lo será dentro de 3 años. Y el peaje se espera muy costoso, mucho más que el de cualquier vía a cielo abierto.
Por si fuera poco, meterse a un túnel de 8 Km sin posibilidad de sobrepaso no es algo para hacer varias veces al día. Es una manejada tensionante y riesgosa que muchos tratarán de evitar.

En síntesis, no es una buena idea, ni en Medellín ni en cualquier otra ciudad, tener un túnel tan largo y de calzada simple en un entorno casi urbano, como es el desplazamiento rápido entre la ciudad al aeropuerto.
Al concesionario Túnel Aburrá Oriente le tocará acelerar la segunda etapa -construcción de la doble calzada completa entre el Seminario y Sajonia - para que irse por el túnel sea buena opción frente a la vía recién anunciada por la Gobernación y Devimed.
O les tocará reducir de manera radical el peaje, pero entonces nunca van a recuperar la inversión. Decisiones urgentes en las que se estarían jugando la vida.

Tampoco es una buena noticia para algunas propiedades de El Tablazo, cuya densidad de fincas de recreo de alto valor es altísima. Otras se alegrarán. Las que queden al lado de la vía podrían desvalorizarse, las que queden a más de dos cuadras se valorizarían.

Pero el resto de Medellín y todos los usuarios de vías del Oriente, en especial los que vayan o vengan del Aeropuerto JMC, se verán altamente beneficiados con esta vía.

Si es que realmente llega a construirse, claro está. Porque le sobrarán enemigos, muchos de ellos poderosos.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.