Encuentra su expresión más pura en el lenguaje artístico. Los poetas han percibido, comprendido y descrito los fenómenos psíquicos antes que los psicólogos. El teatro, la novela y la poesía, permiten conocer mejor al alma humana
/ Jorge Vega Bravo

“El hombre es una cuerda/tendida entre el animal y el superhombre/una cuerda encima del abismo”.
Friedrich Nietzsche

Estas palabras de Nietzsche, citadas por el psiquiatra alemán Markus Treichler, caracterizan bien la situación que vive el ser humano. ¿Es el ser humano de esta época consciente de su anclaje en el mundo físico de un lado, y del otro lado en el mundo suprasensible o espiritual? “La tensión -a veces insoportable- que conoce el hombre moderno, resulta de este anclaje extremo de la cuerda entre su naturaleza instintiva (el animal) y su espíritu (el superhombre)”. De las 10 enfermedades más frecuentes en la época actual, la primera sigue siendo la esclerosis de los vasos sanguíneos. Hay 5 de las 10 situaciones, donde la medicina integrativa puede trabajar con bajos costos y buenos resultados: 1. El embarazo, el parto y la primera infancia. ¿Cómo lograr disminuir el número de cesáreas? Ya se ha estudiado cómo la cesárea predispone a cierto tipo de patologías. 2. El ámbito de las enfermedades infecciosas. El tema de la resistencia microbiana a los antibióticos es un problema de salud pública. En la medicina antroposófica se tratan muchas infecciones -aún bacterianas- sin antibióticos. 3. El cáncer. Uno de 4 cada seres humanos padece o va a padecer cáncer. Y qué pocos resultados estamos logrando con la visión convencional a pesar de las enormes inversiones. 4. La medicina paliativa, el tratamiento del dolor y el acompañamiento del proceso de morir. Las preguntas éticas alrededor de la persona que se acerca al umbral, son un tema que trabaja la medicina antroposófica. Y 5. Las enfermedades psíquicas y psicosomáticas, verdadera epidemia de esta convulsa época.

“Nuestra civilización está marcada por la primacía de la racionalidad y sus consecuencias se manifiestan en la abstracción, el espíritu reduccionista, la desvitalización, el recurso excesivo de la técnica y la uniformidad del mundo y del individuo”. (M. Treichler). “El alma humana no puede ser presentada ni como una abstracción, ni como el simple reflejo de ciertos procesos psíquicos; ella constituye una parte independiente, suprafísica, de la entidad humana. Ella participa de la vida del cuerpo y del espíritu. Su ser más profundo encuentra su expresión más pura en el lenguaje artístico. Los poetas han percibido, comprendido y descrito los fenómenos psíquicos antes que los psicólogos. Los mitos, las leyendas, el teatro, la novela y la poesía, permiten conocer mejor al alma humana”. La poesía hace resonar en nosotros una cuerda diferente que el lenguaje habitual. En ese sentido constituye un lenguaje terapéutico que puede impulsar nuestro desarrollo personal. (IBID).

Este ciclo de columnas sobre el alma humana que se manifiesta y vive en nuestro cuerpo y que se expresa en cada uno de nuestros órganos quiere aportar al reconocimiento de nuestra alma como un tema crucial en la medicina y la psicoterapia contemporáneas. Termino con la expresión de Goethe en el Fausto: “Dos almas viven, ¡Ay! en mi pecho; una quiere separarse de la otra. La una con recio amor se aferra al mundo con sus miembros y la otra se eleva con fuerza desde el polvo hacia las regiones de sus antepasados”.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.