Las historia de Glennon me recordó que no hay garantías en el amor y que no todo está bajo mi control. Amar significa que corremos el riesgo a sentir dolor, pues no hay forma de amar sin que nuestro corazón se rompa de vez en cuando
/ Carolina Zuleta
¡Estoy impactada! La autora Glennon Doyle Melton se separa de su esposo. Leí su blog varias veces. ¿Como puede ser? Glennon está a punto de publicar su nuevo libro, El Guerrero de Amor. En él cuenta cómo ella y su marido sanaron las heridas después de una gran traición. No lo puedo creer, ¿cómo puede ser que la mujer de la cual he aprendido tanto sobre el amor y las relaciones de pareja ahora se separa?

Esta es una mujer que admiro, respeto y quien es mi modelo a seguir. Si su matrimonio termina en separación, ¿qué podemos esperar sobre nuestras relaciones? Soy consciente de que no la conozco personalmente, así que es cierto que puedo estar proyectando sobre quién es, pero creo que lo que comparte en sus escritos es genuino y auténtico. Creo que ella es una mujer inteligente, honesta y comprometida con mejorar su vida cada día.

Al leer su historia no pude evitarlo las lágrimas corrieron por mis mejillas. Una parte de mí sintió su angustia, su dolor y su valentía. Y otra parte de mí se asustó. Recientemente me comprometí con mi novio y me parece aterrador pensar en la posibilidad de separación o divorcio.

Las historia de Glennon me recordó que no hay garantías en el amor y que no todo está bajo mi control. Amar significa que corremos el riesgo a sentir dolor, pues no hay forma de amar verdaderamente sin que nuestro corazón se rompa de vez en cuando.

Ed Sheeran tiene una hermosa canción que dice:

Amar puede herirte, puede herirte a veces
Amar puede sanar, amar puede reparar tu alma
Me encanta esta canción porque habla de la complejidad del amor. El amor puede herirte y puede curarte y puede hacer ambas cosas al mismo tiempo. Cuando era más joven pensaba que la vida era o buena o mala, blanca o negra, feliz o triste. Que una relación amorosa era exitosa o estaba fracasando. El tiempo me ha enseñado que una relación puede ser ambas cosas a la vez, que la vida está llena de grises, y que los momentos solo felices o solo tristes son muy escasos.

También he aprendido que las emociones son transitorias, vienen y se van como el viento. El problema es que tenemos tanto miedo de sentir dolor que nos olvidamos de que siempre hay una manera de salir de él. Recordar que cada sentimiento tiene un principio y un fin, y que yo tengo la capacidad de sanar me da el valor para amar de verdad y la fuerza para tomar riesgos más audaces. Para mí asumir tanto la alegría como el dolor, es lo que significa vivir una Vida Extraordinaria. Así que…

Salud por los valientes –

los amantes, los que corren riesgos, los soñadores, los que no se conforman con una vida ordinaria.
Los que se atreven a realmente amar,
arriesgando la posibilidad de un corazón roto.
Aquellos que disfrutan los buenos momentos,
aceptando la vulnerabilidad que viene con sentir felicidad pura.
Por los que asumen el dolor
y permanecen presentes cuando duele, porque saben que no será para siempre.
Aquellos que enfrentan el miedo
aun cuando no hay garantías,
comprometiéndose a vivir y no solamente a existir.
Porque los que eligen sentir en vez de esconderse, viven
una vida extraordinaria

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.