Carolina Zuleta Maya
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Si mi pareja entra a la casa después de trabajar y no me da un abrazo para saludarme yo me siento triste. Creería que es la falta del abrazo lo que me pone triste, pero si lo miro con más detenimiento lo que me entristece es lo que interpreté por esa falta de abrazo
/ Carolina Zuleta

Esta semana entrevisté a Shelly Lefkoe, Cofundadora del Lefkoe Institute. Shelly es una especialista en ayudarles a las personas a eliminar las creencias que los frenan de vivir la vida que desean. Durante la entrevista Shelly me enseñó un método para reducir el estrés y los sentimientos negativos que me encantó, así que aquí se lo comparto.

El método está fundamentado en los siguientes principios:

A. Lo que siento es consecuencia de mi interpretación de un evento.
Todos los días nos vemos enfrentados a eventos que nos producen estrés o sentimientos negativos. Muchos creemos que es el evento el que nos hace sentir mal, pero la Sra. Lefkoe explica que no es el evento, sino nuestra interpretación del evento la que genera el sentimiento.

Por ejemplo, si mi pareja entra a la casa después de trabajar y no me da un abrazo para saludarme yo me siento triste. Creería que es la falta del abrazo lo que me pone triste, pero si lo miro con más detenimiento lo que me entristece es lo que interpreté por esa falta de abrazo. Puede ser que haya pensado, no me abrazó porque “ya no me quiere” o “ya no le importo”. Es ese pensamiento el que me produce la tristeza y no el evento en sí.

B. Los eventos son neutrales, no tienen significado.
El evento o la situación es neutral, no tiene significado, somos nosotros a través de la mente quienes creamos ese significado.
En el ejemplo anterior, una falta de abrazo es simplemente una falta de abrazo. El significado que le doy de “ya no me quiere” o “ya no le importo” viene de mi mente.

C. Puedo asignarle muchos significados diferentes a un mismo evento.
Como el significado del evento es un pensamiento que creamos, un evento puede tener muchísimas interpretaciones.
En el ejemplo, la falta de abrazo puede significar “ya no me quiere”, “está bravo conmigo”, “llegó estresado del trabajo”, “tenía que ir al baño urgente”, “estaba pensando en algo importante que tenía que hacer y no se dio cuenta de que no me abrazó”, etc.

Una vez entendemos estos principios, podemos aplicar el método de la señora Lefkoe siguiendo estos tres pasos:

1. Identifica el significado que le estás dando al evento. Cuando te sientas mal o estresado, pregúntate “¿qué interpretación le estoy dando a este evento?
2. Busca otros significados. Piensa por lo menos en tres interpretaciones diferentes que le podrías dar al evento. Te puedes preguntar, “¿qué más puede significar esto que está sucediendo?”
3. Empodérate y actúa para entender lo que realmente está sucediendo. Los pasos anteriores te van a recordar que tu interpretación no es la última verdad y por lo tanto no tienes que sentirte tan mal o estresado, mejor puedes tomar acción para entender que es lo que realmente está sucediendo. En el ejemplo anterior, puedo preguntarle a mi pareja qué sucedió que no me abrazó.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.