Cartas de Los lectores
icono-tubeicono-faceicono-twitericono-instagranCONTACTOUBICACIN
Publicidad
 
Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
A raíz de las denuncias en la última edición de Vivir en El Poblado, un portero se atrevió a escribir y sumar su punto de vista a esta problemática.
Vigilante y vendedor p

Tuve la oportunidad de leer la denuncia que hicieron a unos porteros por querer ganarse la comisión por la venta de un apartamento. Yo soy portero y eso es una práctica normal, pues todos queremos ganar un poco de dinero extra, lo que no comparto con mis colegas es que sean groseros y embolaten la gente o digan que solo ellos venden; uno debe ser amable, y si llega otro comisionista autorizado hay que colaborar.

Le cuento para que esté más enterado, eso que dice la señora Mónica Echavarría es cierto, pero en cierta medida. Lo que no cuenta la señora, es que ella y muchos comisionistas, ganan millones y millones y se están haciendo ricos porque la construcción está disparada en nuestra ciudad, pero casi siempre nosotros los porteros somos los que les damos la información a los comisionistas, y estos ganan por millones y a nosotros no nos dan nada y luego de que venden se esconden, si uno está de buenas le resultan con cualquier cien mil pesos después de que gracias a uno se ganaron millones y ellos ganan gracias a uno porque uno es el que maneja la información.

Ellos llegan en sus lujosos carros y a veces ni saludan, lo tratan a uno despóticamente y nos piden el nombre y el teléfono del propietario que está vendiendo y con esa información ellos ganan millones y nosotros nada y somos los que les damos el negocio a ellos. Parecen buitres por todo El Poblado, entrando a todas las porterías a tratar de sacarle la información a los porteros, nosotros ya sabemos y por eso les sacamos el cuerpo.

Le cuento, en El Poblado hay dos comisionistas que todos los porteros conocemos y con ellos sí trabajamos pues no son egoístas y nos dan parte de la comisión. Yo con esos dos señores conseguí mi casa y tengo carro gracias a ellos.

En estos días llego una señora a mi portería pidiéndome un teléfono y ni siquiera saludó, yo tenía dos datos de apartamentos para la venta y al preguntarle que si era comisionista se puso brava y me dijo ¿comisionista? Oiga a este, yo estudié, soy doctora para usted. A mí me dio fue risa, con esa actitud ni agua, porque a mi por cada apartamento que ayudo a vender me dan tres millones de pesos, por eso los porteros de El Poblado a esos comisionistas creidos, egoístas y que nos tratan como nos tratan, no les decimos ni la hora.

Luis Baena, portero en El Poblado.
Publicidad
 
PAUTA: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
REDACCIÓN: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
CLASIFICADOS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
DENUNCIAS: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.