Objetivo 2012

    Objetivo 2012
    Ese plan de terminar en diciembre contra viento y marea, nos parece, agravó las molestias que tuvieron que soportar las personas que viven, trabajan y circulan más cerca de la obra

    Es imposible que los funcionarios municipales, en la Secretaría de Obras Públicas, en el Fonval, en el despacho del Alcalde, no supieran casi desde un principio que el puente de la calle 4Sur no iba a estar terminado este mes. Durante 18 meses se obstinaron en decir que así iba a ser, que en diciembre de 2011 esa construcción iba a estar terminada, y ese discurso lo repitieron hasta el viernes de la semana pasada, cuando dijeron que no, que este año no va a ser. Ahora prometen que será en marzo del año entrante.
    Es imposible creer que de eso solo se dieron cuenta la semana pasada. Es claro que trataron de ocultar con palabras lo que todos los ciudadanos podían ver a diario al pasar por cualquiera de los frentes de la obra: a ese puente le falta mucho por hacer como para creer que iba a estar terminado antes de que el alcalde Salazar termine su período de gobierno la semana entrante.
    Solo nos queda preguntarnos ¿por qué la obstinación en insistir con esa fecha cuando desde hace muchos meses era evidente que eso no se podía lograr? Hasta el 14 de diciembre pasado todavía defendían esa fecha contra toda evidencia, en una versión criolla del cuento infantil en el que nadie se atrevía a decirle al Rey que estaba desnudo, sino que, al contrario, le decían que su vestido era hermoso.
    Mientras tanto, todo este año 2011, ese plan de terminar en diciembre contra viento y marea, nos parece, agravó las molestias que tuvieron que soportar, principalmente, las personas que viven, trabajan y circulan más cerca de la obra. Muchos de ellos manifestaron su descontento por esa manera de hacer las cosas, porque esa plan era inviable y los perjuicios que estaban padeciendo eran muy altos en relación con la posibilidad de alcanzar una meta casi imposible, y más a sabiendas de que nunca una obra pública de esa magnitud ha sido entregada en la fecha prometida. Las reformas de La 10 y la Avenida El Poblado de hace unos años, la carretera El Tesoro Los Balsos o los intercambios de Las Vegas con La 10 y La Aguacatala de hace más de una década: ninguna fue terminada a tiempo, sino que, al contrario, trajeron serios perjuicios a los residentes y comerciantes cercanos a las obras.
    La construcción del puente de la 4Sur no tenía por qué ser distinta, y no lo fue. Ahora la meta es marzo, tres meses más de lo que decían en la Alcaldía hasta hace unos días. Tres meses más de obra no son poca cosa, y menos en nuestro medio. Solo nos queda esperar que para esa fecha sí hayan terminado… o al menos antes de mitad de año.