Nubes de zancudos les dañan el sueño a habitantes de El Poblado

quebrada la presidenta
En la quebrada La Presidenta se realizó la inspección recientemente por ingenieros de la Secretaría de Salud. Foto Vivir en El Poblado.
La Secretaría de Salud descartó que se trate del Aedes Aegypti que transmite el zika o el chinkungunya.
Por José Fernando Serna Osorio

Aunque la palmada y la “chancleta” le han funcionado con algunos visitantes nocturnos, la preocupación de Jorge Restrepo, habitante de El Poblado, va por los aires y se ha multiplicado mucho durante los últimos días.

Son zancudos, pero no el famoso Aedes Aegypti que transmite el zika o el chinkungunya. Es el culex, una especie que se ha multiplicado en varias quebradas de la comuna 14 y que le está dañando el sueño a más de uno.

Desde hace más de un mes, los habitantes del sector de la transversal Inferior con Los Parra, algunas urbanizaciones cercanas a El Campestre, inclusive en la loma de Los Balsos han reportado la presencia de nubes de zancudos cuando cae la tarde y comienza la noche.

“No es como el zancudo que pica, es un zancudo más pequeño y se pega de las luces y uno los puede matar con facilidad. La cosa es que si uno en las noches deja las ventanas abiertas le llenan la casa a uno”, señaló Jorge Restrepo.

Con la preocupación propia del problema de salud que afronta el país por la transmisión de enfermedades a través de plagas, la comunidad alertó a la Secretaría de Salud de Medellín que realizó una inspección a la zona.

Lea: El ejército que combate el Zica en Antioquia

El ingeniero Enrique Henao lideró la visita y tras un estudio riguroso a la quebrada La Presidenta y otros afluentes que corren por la zona, descartaron peligrosidad en el culex. A su vez, señaló que la presencia de este tipo de insecto se da por la sequía que hay en las quebradas y se reproduce en pequeños estanques.

“Confirmamos que no es un zancudo que transmita alguna enfermedad. Le dimos las recomendaciones a la gente para que tenga cuidado. Ahí solo hay dos alternativas: el control físico (raqueta, palmada y chancleta), y agua jabonosa. Hay otro que es el que menos recomendamos y es el control químico por la contaminación y el daño a los humanos”, señaló el Ingeniero.

Finalmente, el profesional dijo que la comunidad tiene que estar muy atenta a este tipo de manifestaciones para evitar la propagación de insectos transmisores de enfermedades y por lo pronto, en el caso de El Poblado, la solución de un buen repelente y, porqué no, un buen cálculo para atinar el golpe a los incómodos visitantes de la noche.