Notas de Sídney (2)

Notas de Sídney (2)
Se podrán encontrar restaurantes con cocinas étnicas auténticas de los países más diversos de la tierra

/ Álvaro Navarro

Continúo compartiendo con los lectores mi visión sobre Sídney y su oferta gastronómica. Para mi gusto, uno de los sitios imperdibles es su mercado de productos de mar (http://www.sydneyfishmarket.com.au), el más importante del hemisferio sur y el segundo mayor mercado de este tipo en la tierra (el mayor está en Tokyo).

La venta al por mayor se realiza en los días de semana a partir de las cinco y media de la mañana y por unas tres horas, mediante subastas del tipo holandés, en las que inicialmente se fija un precio por kilo un poco superior al del mercado y se pone a correr un reloj. El precio va bajando lentamente hasta que haya una oferta, y será el precio de adjudicación del lote que se está rematando. Este proceso es silencioso y los compradores están registrados con antelación; adicionalmente, existen subastas del tipo tradicional para crustáceos vivos y para el atún que se usa para el sashimi, subastándose diariamente unas 50 toneladas de pescados y mariscos de 100 especies diferentes, en su gran mayoría provenientes de los mares que rodean a Australia.

El mercado cuenta con un área dedicada a la venta al público de pescados, mariscos, delicatessen y productos elaborados, abierta diariamente entre ocho de la mañana y cinco de la tarde. Para presenciar las subastas, están previstos tours -con reservación- cuatro días a la semana, que empiezan a las 6 y 40 en punto de la mañana.

El mercado tiene, además, una moderna escuela de cocina, catalogada como una de las mejores de Australia, donde afamados chefs de este y otros países enseñan técnicas y procedimientos para cocinar diferentes especies de pescados y mariscos. Vale la pena invertir unas horas de una mañana en Sídney para visitar este mercado único.

Otro plan interesante es ir en la tarde a The Baxter Inn (http://www.thebaxterinn.com), bar no marcado en el centro de la ciudad. Se llega a través de un corredor y un patio (Basement 152-156, Clarence Street) y está situado en un sótano al que pueden acceder hasta 100 personas; si está lleno hay que esperar en la cola a que salga alguno. Al bajar las escaleras se encuentra un lugar semioscuro lleno de vida, con personas hablando duro, música a alto volumen, una barra llena y vívidas conversaciones por todos lados.

El whiskey es la especialidad de la casa, oferta que comprende más de 200 etiquetas de las mejores marcas provenientes de todos los rincones de la tierra, incluyendo los single malt producidos en pequeñas destilerías escocesas. Si lo suyo es el whiskey y visita a Sídney no deje de ir, le aseguro que no se arrepentirá y gustoso le dejará unos buenos dólares a los dueños de este negocio único.

Y finalmente llegamos a la comida, tema que en esta ciudad no va a ser problema para el visitante; se podrán encontrar restaurantes con cocinas étnicas auténticas de los países más diversos de la tierra. Los platos son elaborados por chefs y cocineros de primerísimo nivel y comprenden múltiples sabores, olores y presentaciones que lo incitarán a permanecer en el país o a regresar a él para completar la experiencia.

Disfruté platos y sabores de cocina australiana, italiana, griega, libanesa, francesa, china, vietnamita y tailandesa, cada uno de ellos diferente, y colmaron totalmente las expectativas de mi paladar. Ah, y lo que no podía faltar, también encontré una señora colombiana que vende arepas, tamales, buñuelos, pandebonos etcétera, los que me supieron a gloria.

Comentarios y sugerencias son bien recibidos en alvaronenator@gmail.com
Buenos Aires, abril de 2014
opinion@vivirenelpoblado.com