“No somos tan diferentes”

Recorren la ciudad y propician el cambio
“No somos tan diferentes”
Jóvenes que han circulado por la ciudad mostrando sus propuestas de transformación urbana llegan al Parque de El Poblado y al WUF7


Fotos cortesía

Para hablar de la ciudad hay que reconocerla. Se empieza recorriendo sus calles, oyendo historias, visitando direcciones desconocidas, apropiándose de los espacios, identificando los cafés, las bibliotecas, los parques y otros lugares que las comunidades utilizan para sus encuentros. Una vez se ha hecho apropiación del territorio, es decir, cuando se sabe donde se compra el pan y donde se coge el bus, empieza la convivencia. Con el ánimo de reconocer la ciudad, 600 jóvenes iniciaron su trabajo en febrero, motivados por la inminencia del Séptimo Foro Urbano Mundial (WUF7), el evento que reflexiona sobre las ciudades a partir de diferentes componentes que permiten transformarlas.

Por medio de la campaña internacional Puedo Cambiar el Mundo, promovida por el programa Visiones de Cambio, el Foro convocó a los jóvenes de todos los sectores de Medellín para que pensaran y vivieran su ciudad. La tarea estuvo dirigida a discutir la Medellín de antes, la de ahora y la que sueñan, teniendo en cuenta las líneas de medio ambiente, sostenibilidad, innovación, inclusión social, cultura y deporte, y convivencia y conflicto.

Los participantes eligieron el tema sobre el que querían explorar, hicieron recorridos por diferentes zonas, estudiaron la historia de la ciudad y participaron en debates y discusiones que dieran luz a una propuesta transformadora. Esa interacción con el otro y con territorios desconocidos fue como un gran descubrimiento social que les despejó horizontes y a muchos les llevó a afirmar que sí se puede cambiar el mundo. “Conocimos a personas de toda la ciudad y diferentes estilos. ¡Nadie se lo imaginó! ¡Nadie se imaginó que íbamos a ser tan amigos! Nos dimos cuenta de que la gente es abierta, que no somos tan diferentes porque queremos la misma Medellín”, contó entusiasmada Mariana Chejne, estudiante del grado 10 del Colegio San José de Las Vegas. Ella, al igual que otros jóvenes de El Poblado, expresó lo gratificante que ha sido compartir en este espacio. La inclusión social no necesitó definiciones, era lo que vivían. “Los problemas surgen cuando no nos importa el otro: la inseguridad, la falta de oportunidades, la desigualdad”, dice Mariana, quien piensa que superar la indiferencia es fundamental para construir una ciudad.


Fotos cortesía

Trece Acciones de cambio fueron el resultado de este proceso, y desde marzo han estado socializándose en Ferias de Ciudad (programa de la Alcaldía) en las que también participan artistas de las diferentes comunas. Chivas rodantes que se desplazan por varios sitios a compartir poesía, arte, música y baile; un picnic que invita a los transeúntes a comer y a conocerse, y grupos de artistas, raperos y skaters que enseñan nuevas cosas a otros, son algunas de esas acciones de cambio que han rodado por parques y lugares emblemáticos de Medellín.

El domingo 5 de abril, la feria llega al Parque de El Poblado, de 10 am a 6 pm, con presentaciones artísticas y en un stand para compartir las experiencias de este proceso. Por ejemplo, Anclaje, una propuesta realizada por el grupo de jóvenes que se dedicó a la innovación, se presenta a la 1 pm. Consiste en un prototipo de anclaje para los buses de servicio público, donde se puedan llevar las bicicletas de los ciudadanos que bajen desde las periferias.
Dichas propuestas, creadas con el fin de romper la cotidianidad y propiciar la reflexión de los transeúntes sobre cómo pueden aportar para cambiar su mundo, se presentarán el 7 de abril en el séptimo Foro Urbano Mundial, en la Mesa Mundial de la Juventud, en un debate con el artista Juanes.


Fotos cortesía

Con las deficiencias y avances que los jóvenes identificaron en la ciudad, redactaron un manifiesto que harán público el 11 de abril. En él dan un no rotundo al servicio militar obligatorio y reivindican los derechos a una educación integral, a una vivienda digna y a una seguridad que trascienda la vigilancia y el control.