No hay por donde caminar

A muchas de las aceras de Castropol les hace falta una mano, pues están bastante deterioradas, lo cual ha motivado las quejas de algunos vecinos. A esto se le suma lo que Nelson Mejía, habitante del sector, calificó como “caos vehicular para llegar a la Avenida El Poblado”, situación que se presenta a cualquier hora del día y, dice, se agravó con la puesta en marcha de la doble calzada de Las Palmas.

En cuanto a las aceras, estas no existen en el costado norte de la calle 14, mientras que en la calle 15, arriba del edificio Verapaz, están construidas sin ningún orden. En general los andenes del sector están bastante deteriorados y no tienen continuidad, lo que obliga a que los transeúntes tengan que cambiar el lado de la calle por el que caminan para seguir transitando por las aceras y no exponerse a los vehículos.

Otra preocupación tiene que ver con la conexión de la calle 15 con la Avenida Las Palmas, de la que Mejía dice “es un agravio y un desacato a las normas de la ingeniería”. Los conductores que suben deben parar en una loma bastante empinada y luego hacer un giro muy cerrado para ingresar a la vía. También llama la atención sobre el giro que hay bajando de la calle 15 hacia la iniciación de la 14, en el que, afirma, se presentan bastantes colisiones. Claro que este cruce está señalizado con un Pare, aunque la señal del piso no se ve con mucha claridad por estar despintada.

La explicación de la Dirección de Planeación para el giro de la calle 15 en la doble calzada Las Palmas es que se trata de algo provisional, pues una vez esté concluido el tramo 6 de la Avenida 34 esa intersección servirá solo para aquellos carros que van a bajar por la 15, maniobra que en este momento se realiza con facilidad.

Vea la historia del barrio aquí