No a los baños públicos

 
 
     
 

No obstante, gran parte de los comerciantes y visitantes denuncian que desde hace aproximadamente un mes, después de las 2:00 a.m., hora de cierre de todos los negocios, la Policía, para evitar conflictos como el de jóvenes haciendo sus necesidades en las esquinas, sacainmediatamente a las personas del parque. “La decisión correcta no es sacar a las personas, pues es un lugar público y como tal todo el mundo tiene derecho utilizar sus espacios libremente sin restricciones de horarios. El Municipio debe preocuparse por instalar baños en el parque, porque el trasladado de quienes lo frecuentan, solo provoca que estos busquen otros parques cercanos, que al no estar tan vigilados como el de El Poblado, como por ejemplo el parque de Astorga, pueden convertirse en nidos de vicios y de insalubridad”, afirma Marta Gómez, propietaria de uno de los negocios del parque.

¡Sí, los civiles!

El Comandante de la Estación de Policía de El Poblado, el mayor Luis Peralta Lizcano explica: “Nosotros tenemos que brindar un servicio que beneficie tanto a los vecinos como a los comerciantes. La razón por la cual retiramos a las personas del parque, una vez cerrados los negocios, es proteger y darles un rato de paz a los habitantes cercanos quienes también merecen descansar”. Afirma que las 2:00 a.m. es una hora en la que los individuos que todavía quedan en el parque, están en su mayoría bajo el efecto del alcohol u otras sustancias, situación que aumenta dramáticamente el riesgo de conflictos y actos impropios. Por otra parte, cree que la instalación de baños públicos en el parque solucionaría gran parte del problema, mas no completamente, pues hay otras problemáticas como la venta de drogas y el parqueo indebido de las motocicletas.

Así mismo, Astrid Barrera, funcionaria de la Secretaría de Desarrollo Social, quien hace parte del equipo de seguimiento a los baños públicos instalados en parques y lugares estratégicos en el Centro, manifiesta que por el momento no existen proyectos para hacer lo mismo en el Parque de El Poblado, supuestamente porque el flujo de personas y el poco tiempo en que verdaderamente son necesarios no justifica su “gran costo” de instalación y mantenimiento.

Sanciones a los cochinos

Según el mayor Peralta, cuando un ciudadano es encontrado haciendo sus necesidades fisiológicas en el espacio público,es llevado a la Estación de Policía, donde es amonestado en privado. En caso de reincidencia, recibirá una contravención, sanción sin consecuencias legales, pero que aparecerá registrada al solicitar una constancia de buenos modales, papel requerido para trabajar en algunas instituciones.