Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario

 
 
     
 

“De los resultados del estudio no podemos concluir si eso es bueno o malo”, diceFrederick Zimmerman de la University of Washington.

Otro estudio de reciente publicación sugiere, mas no asegura, que ver televisión en exceso puede ocasionar problemas de atención en el futuro.

La Academia Americana de Pediatría calcula que los niños de ese país ven más o menos cuatro horas de televisión todos los días. La recomendación de la Academia es que los niños menores de 2 años no vean televisión (cero horas) y que los mayores de 2 años no vean más de dos horas al día y solo de programación de calidad. A eso se le puede añadir que deberían estar acompañados de los padres. Y la recomendación está sustentada en argumentos como los del doctor Zimmerman, según los cuales hasta que no se conozca a ciencia cierta cuál es el efecto de la televisión en los niños más pequeños, lo mejor es no exponerlos a esos mensajes.

No obstante, el 29% de los padres encuestados en el estudio de laUniversity of Washington, creen que la televisión y los DVDs especializados para bebés tienen beneficios educativos. A eso el doctor Zimmerman le contrargumenta: “Los padres reciben con claridad el mensaje de los publicistas, según el cual esos productos son buenos para sus hijos, que les ayudarán en el desarrollo de sus cerebros y nada de eso ha sido comprobado”.

El equipo del doctor Zimmerman mostró en su estudio que los menores de 3 meses ven menos de una hora al día, pero cuando llegan a los dos años, su consumo diario ya va en hora y media, y no solo de televisión o DVDs educativos o específicos para niños sino también algo de televisión para adultos, muchas veces de forma incidental, es decir, mientras juegan al lado de sus padres que ven el noticiero, por ejemplo.

Enfoque conservador
El problema con todo esto, según lo publicado por los especialistas en Estados Unidos, es que ellos no saben si la televisión (aún si es educativa y supervisada por los padres) es buena o mala para niños tan pequeños.

Lo que sí se sabe y está perfectamente documentado es que los adolescentes que ven de tres a cuatro horas de televisión al día tienen más probabilidades de desarrollar problemas de atención o de aprendizaje y, consecuentemente, de fracasar en la universidad.

Y el problema no estaría necesariamente relacionado con el contenido de la televisión, sino con el tiempo dedicado a ella, pues entre más horas pasa un muchacho frente a la pantalla, menos probabilidades hay de que de haga sus tareas escolares (tiene menos tiempo).

Esas conclusiones son las mismas, según estos especialistas, en todos los estratos socioeconómicos.

Programación infantil
Ninguno de estos estudios hace alusión al contenido de los mensajes televisivos, sino al mero hecho de estar frente a la pantalla. A pesar de eso, de que no se sabe si la televisión es positiva o dañina para los niños pequeños, o quizás por eso, la oferta de programación para bebés y caminadores va en aumento.

Los padres de niños pequeños en nuestro medio lo saben muy bien. Al paradigma de los padres que ven televisión con sus hijos pequeños, Discovery Kids, se suma la programación de las mañanas en Nickelodeon y Disney, y ahora con la nueva oferta de National Geographic y Fox Life, este último promocionado como especial para bebés y sin comerciales, hay aún más opciones.

¿Qué grupo de padres tiene el enfoque correcto frente a la televisión? Sus hijos, dentro de pocos años, lo dirán.