Masmelos Suaves y esponjosos

Y dulces y deliciosos. Los malvaviscos o masmelos (del inglés marshmallow) fueron creados para combatir el dolor de garganta. La receta original incluía extractos de la planta del malvavisco, mezclada con clara de huevo y azúcar. Hoy se hacen con gelatina y jarabe de maíz.

Por Juan Pablo Tettay De Fex

Fábrica de masmelos
Fábrica de masmelos

Hace 18 años Elkin Yarce dejó su trabajo en una importante panificadora de la ciudad para dedicarse a su propio negocio. Junto con Camilo Salazar, un amigo, subarrendó una panadería en el barrio Castilla y empezó a construir un sueño que hoy tiene nombre propio: Prodismelos, una fábrica de masmelos.

Casi 20 años después, la panadería sigue existiendo y gracias al apoyo de entidades como Interactuar, la Alcaldía de Medellín y el Centro de Ciencia y Tecnología de Antioquia, la pequeña fábrica de masmelos ya no es tan pequeña. En un día puede producir alrededor de 22.000 unidades.

El proceso para la elaboración de los masmelos inicia con la inversión del azúcar, es decir, del estado sólido debe pasar a ser líquido. Luego, el almíbar resultante se bate con gelatina hidratada, colorantes y saborizantes. De allí se obtiene una masa que pasa a una máquina que le da forma y, finalmente, debe reposar durante ocho horas para ser empacada.

Sabores como uva, mora, naranja, chicle, piña, limón, cereza, vainilla, coco, frambuesa y fresa hacen parte de su repertorio. Además, producen gomitas y masmelos de todos los tamaños.