Más control para los buses

Más control para los buses
Pequeños computadores instalados en cada uno de los 4.500 buses de Medellín se encargarán de vigilarlos

Por Luz María Montoya Hoyos
A la redacción de Vivir en El Poblado llegan con frecuencia quejas sobre las velocidades excesivas a las que transitan algunos buses de servicio público por las avenidas El Poblado y Las Vegas. La mayoría de usuarios coincide en que los correlones son los conductores de las rutas de Sabaneta y Envigado.
Basta pararse un minuto al lado de una de las vías citadas o subirse a alguno de esos vehículos para sufrir en carne propia el vértigo de la guerra del centavo, la competencia para adelantarse unos a otros o llegar a su destino. Pareciera que a sus conductores nada los intimidara: ni los azules, ni las fotomultas ni mucho menos la vida de sus pasajeros y de los transeúntes.
Pero a partir de 2012 este tipo de comportamientos en la ciudad será a otro precio porque en cada uno de los 4.500 buses de Medellín está siendo instalado un pequeño computador que registra todas sus acciones: la velocidad, los sitios de parada, o si andan con las puertas abiertas o con exceso de pasajeros. En fin, todos los detalles que permitan el control de las autoridades y de las empresas transportadoras. Infortunadamente la medida no cobija a otros municipios.

Plazo hasta el 31 de diciembre
Según el Secretario de Transportes y Tránsito de Medellín, Rafael Nanclares, hasta el momento han sido instalados 1.500 computadores y se espera que para el 31 de diciembre los tengan todos los buses de la ciudad. “El computador graba todo lo que pasa en el bus desde que sale hasta que vuelve a su origen, nos envía la información al Centro de Control de Tránsito, allí se procesa, se detecta qué hizo bien y qué hizo mal y con lo que hizo mal mandamos un informe a las empresas para que hagan correctivos. Con esta tecnología, que hace parte del Sistema Inteligente de Movilidad, se va a mejorar mucho el servicio”.
El funcionario informó que a partir del primero de enero de 2012 y durante seis meses se llevará a cabo una fase de pedagogía con las empresas transportadoras, toda vez que “es un cambio muy fuerte”. Después de este lapso comenzarán las sanciones a quienes infrinjan las normas.

“Es un sistema esperanzador”
Para Jaime Sánchez, gerente de Autobuses El Poblado Laureles, “es un proyecto muy interesante y un sistema de control muy esperanzador para las empresas transportadoras.” Su compañía ya instaló los computadores requeridos para esta primera etapa en sus 317 vehículos. Desde la oficina, en una pantalla puede visualizar el comportamiento de su parque automotor. “Se puede detectar el estacionamiento en sitios no permitidos, el abandono de ruta y la velocidad”.
Sin embargo, Jaime Sánchez considera que la fase de prueba (seis meses) va a ser insuficiente porque la ciudad también necesita ser educada. “No todo es responsabilidad de los buses. Hace falta cultura ciudadana. Los usuarios no caminan hasta los paraderos y muchos agreden a los conductores cuando no les paran donde quieren. Además, en El Poblado hay muchas fallas en la infraestructura peatonal y es necesario considerar otros paraderos intermedios, sobre todo en las lomas.”

¿Qué pasó con la Caja única?
Hace cerca de siete años la Secretaría de Transportes anunció la implementación del sistema de Caja única para acabar con la eterna guerra del centavo en las calles de Medellín. Consistía en que la totalidad de los recaudos por pasajes que hicieran los buses de una empresa determinada, irían al mismo fondo para ser repartido entre todos. ¿Qué pasó, pues el guerreo entre buses continúa? De acuerdo con Rafael Nanclares, la Caja única no tuvo éxito por falta de control y porque algunos propietarios dentro de las empresas no compartían ese concepto. “Estamos elaborando un decreto para empezar a implementar los sistemas de recaudo electrónico, y sumados a los sistemas de control que empezaremos a probar el primero de enero, van a permitir que eso funcione”.
Se espera que el recaudo electrónico esté funcionando plenamente dentro de tres años.


Las multas no faltan
Según datos suministrados por la Secretaría de Transportes y Tránsito, entre el primero de enero y el 31 de octubre de este año se hicieron en Medellín 6.927 comparendos a buses de servicio público.


Rafael Nanclares.

En cuanto a las fotomultas, 100 mil infracciones de tránsito se han detectado en las calles de la ciudad desde que empezó este sistema, el pasado primero de abril. “Solo enviamos el 40 por ciento porque las otras no están claras”, admite el secretario Rafael Nanclares, quien dice desconocer el número de apelaciones que los conductores inconformes han hecho a estos comparendos. “En Medellín todos los actores de la vía cometen muchas infracciones. ¿Qué queremos? No detectar ninguna, pero, en general, el sistema de fotomultas ha sido ha sido muy bien asimilado por la ciudadanía”.
Para fotomultas, la ciudad tiene hoy 40 cámaras que rotan por 200 sitios, y funcionan entre las 5 de la mañana y las 10 de la noche. “Podrían estar 24 horas y ayudarían mucho al control”, expresó el funcionario.