María Cano

En los años siguientes hizo espectaculares giras por Cundinamarca, Tolima, Valle, Boyacá y, a lo largo del Río Magdalena.  Aunque no estuvo presente en la huelga de las bananeras en 1928, el gobierno del entonces presidente Miguel Abadía Méndez consideró que había contribuido a promoverla y durante tres meses la sometió a prisión.  Muchas otras veces estuvo encarcelada.

Su oratoria atraía multitudes y las conmovía como nunca ninguna mujer colombiana lo había logrado.  Sobresalió también por sus pronunciamientos a favor de la liberación femenina.

Murió sin mayores recursos económicos, el 26 de abril de 1967 en Medellín.