Mala no-ti-fi-ca-ción de fotomultas

La indignación de Óscar Peláez es mayúscula al enterarse después de un año que tiene pendiente de pago una fotomulta con sus respectivos intereses. Todo por lo que según él fue un error de la empresa de mensajería. Según el vecino de El Poblado, las autoridades alegan que no fue posible la notificación porque su portería estaba cerrada, pero en su edificio hay portero 24 horas. Pero su reclamo no para ahí. Tras acudir a un juicio, de nuevo pierde porque la dirección estaba incorrecta: en el RUNT aparece #25B-109 y la nomenclatura en la fachada de la casa es: # 25B 109 (sin guión).