Maíla, como en casa

Maíla, como en casa
Recetas hogareñas, ingredientes frescos y cuidadas preparaciones integran Maíla, restaurante ideal para disfrutar de una comida casera, en un ambiente entrañable que invita a volver.

Su creadora es la psicóloga Alicia Uribe, quien, con ayuda de su madre e inspirada en el saber culinario que se ha transmitido por generaciones en su familia (su bisabuela Zaida Restrepo escribió el exitoso libro de recetas “Nuevo Manual de la Cocina”), montó una carta de almuerzos que incluye una sabrosa y sintetizada versión de la bandeja paisa, sopa de cura en vereda, pescado apanado en miga japonesa con arroz con coco, ropa vieja, entre otros populares platos.

Diariamente, Maíla presenta a sus comensales tres apetitosas alternativas de almuerzo. De miércoles a sábado, hasta las ocho de la noche, ofrece además picaditas (empanadas, choricitos, morcillitas, mini perros calientes), pasabocas perfectos para una tarde entre amigos y familiares. Otro de los fuertes de Maíla es su variedad de limonadas y sus cambiantes postres, en particular los bananitos calados con helado de vainilla. Actualmente, Alicia tiene entre sus planes la elaboración de una carta especial para las noches.

Maíla está situado en el barrio Manila, en la calle 12 # 43 D-114. Informes en el 266 2082.


Bananitos calados
(para una persona)
Ingredientes
• 2 bananos.
• 2 cucharadas de mantequilla.
• 2 cucharadas de azúcar morena.
• Una copa de ron.
• Una bola de helado de vainilla.
• Canela al gusto.

Preparación
Picar los bananos en rodajas. A una sartén antiadherente agregar la mantequilla, las rodajas de banano y la azúcar morena. Saltearlas durante unos tres minutos hasta que el azúcar se torne en almíbar. Flambear con una copa de ron. Espolvorear con canela los bananitos calados y servir al lado de ellos la bola de helado de vainilla.


Limonada de cidrón
Ingredientes
• Medio vaso cervecero de agua de cidrón.
• Hielo.
• Medio limón tahití.
• Azúcar al gusto.
• Sal.

Licuar el agua de cidrón con el limón partido en cuatro partes (dejando la cáscara). Agregar hielo hasta la mitad de la licuadora y azúcar al gusto; volver a licuar. Servir en un vaso cervecero, agregando sal en el borde y decorando con una rodaja de limón.