Los tacos de diciembre

     
     
    Publicado en la edición 403, diciembre 1 de 2009
     
         
     
    Los tacos de diciembre
     
         
     
    Si solo contamos la temporada de los alumbrados, el 14.7% de los días del año la Regional está cerrada por decisión de la Alcaldía (faltaría sumar al menos la Feria de Las Flores). En este estrecho valle, en el que solo hay un sistema vial, discontinuo, que lo recorre de sur a norte, se nos ocurre pensar que las autoridades de tránsito deberían procurar porque siempre estuviera abierto y funcionando de la mejor manera posible, pero ya vemos que no es así.
    Es obvio que en vista de las multitudes que se desplazan hacia el río en las noches de alumbrados, hay que hacer algo para proteger su integridad, y quizás la mejor sea impedir el paso de los carros; pero quizás sería mejor, y en primer lugar, no llevar esas multitudes hacia la única vía rápida de la ciudad; o, al menos, no hacer el espectáculo cada vez más grande y difícil de controlar.
    Nos parece que lo que hay ahora se sale de las proporciones y las posibilidades viales de Medellín. Casi 60 días de cierres y congestiones en la Regional, y por supuesto también en las rutas que se proponen como alternativas, nos parecen mucho más de lo que la ciudad debe soportar. Este año el caos empezó desde el 25 de noviembre, dos semanas antes de la fecha tradicional de inicio de la temporada navideña, e irá hasta mediados de enero.
    De otro lado, ya empezó la discusión sobre los proyectos de valorización que planea construir la Alcaldía en El Poblado, y a pesar de que se escuchan propuestas muy serias de parte de los recién elegidos representantes de los propietarios, sobre nuevos intercambios viales para incluir en la lista o sobre el alcance de la propuesta de obras de la Alcaldía, hay un asunto que ninguno ha mencionado y que nos parece que es tanto o más importante: la construcción de espacio público.
    Creemos que a pesar lo hecho, en buena hora, por el gobierno de Fajardo, la situación de El Poblado sigue siendo deficitaria en esta materia, y ahora que nos vamos a gastar tantos miles de millones de pesos en obras públicas, algo se debería destinar a mejorar el espacio público existente y a construir nuevos parques y zonas de recreación. Esto incide tanto o más en la calidad de vida de las personas como las obras viales propiamente dichas, valoriza las propiedades y contribuye al mejoramiento ambiental. El Parque Lineal de La Presidenta no suple todas las necesidades de El Poblado. Tanto en la parte media de la comuna, como en la parte alta, hacen falta espacios públicos y verdes para el encuentro y el descanso de los ciudadanos. La Alcaldía y los representantes de los propietarios no pueden delegar esta función en los centros comerciales.