Los cuidacarros serán vigías comunitarios

 
 
     
 
Algunos de estos personajes históricamente han sido dolor de cabeza para residentes y visitantes en Poblado Centro. Por eso, atendiendo las quejas sobre su mal comportamiento y abusos al usuario entre otros, la Secretaría de Gobierno del Municipio ha decidido incluir a los que, claro está, lo merecen, al Programa Vigías: “El Vigilante Tradicional de Mi Barrio”, el cual funciona en otras comunas de la ciudad.
El problema con los cuidadores informales en la Zona Rosa tiene su historia. Consumo de licor y estupefacientes, pedir dinero extra por permitir estacionar en determinado sitio o por el contrario, no dejar hacerlo porque lo tiene “reservado” a otro cliente, así como hacer parquear donde el Tránsito no lo permite; son algunas de las situaciones que el Municipio y la asociación que los agremia desean revertir desde este 2 de marzo.
Por eso, la Asociación de Vigilantes de la Zona Rosa, Avizor, ya se encuentra depurando personal y en la última semana de febrero recorrió su sector de influencia, desde el Parque Lleras hasta la carrera 33, visitando puerta a puerta a residentes y comerciantes para que los identificaran con su uniforme y carnet, y presentar su inclusión al Programa de Vigías de la Alcaldía de Medellín.
“Pasaremos a ser vigilantes comunitarios y aspiramos que de acá a junio conformemos la cooperativa. El personal recibirá cursos de vigilancia privada, primeros auxilios y derechos humanos, así como se exigirá certificado del Das y libreta militar. El reconocimiento a este proceso lo dará la misma comunidad”, afirmó Alcibiades. Galvis, Presidente de Avizor.

“Deben cambiar de mentalidad”

El Programa de Vigías de la Alcaldía de Medellín establece la creación de entidades legalmente constituidas para agruparlos acorde con la ley, con el fin de mejorar sus condiciones sociales y laborales.
En Provenza serían 78 vigías, tendrán supervisor de la Junta Administradora Local y la regulación estará a cargo de la Superintendencia de Vigilancia, cuando conformen la persona jurídica con la cooperativa.
Juan Camilo Arroyave, Secretario de la Junta de Acción Comunal Poblado Centro, piensa que “ellos deben cambiar la mentalidad de hacer lo que quieren, cambiar ese libertinaje y se ganen el respaldo de la comunidad con hechos. Esto además de generar empleo y seguridad, al dar el paso a cooperativa podrán aspirar a licitaciones públicas para prestar el servicio de vigilancia legalizado”.

Que se vea el cambio
Es lo que reclama la comunidad. Sebastián Mesa, Presidente de la Jal, asegura que “siempre nos han preocupado los llamados caciques de cuadra, que venden cupos y hacen parquear donde es prohibido. Estamos de acuerdo con la creación de la cooperativa para que tengan una regulación y se les investigue su pasado judicial. Apoyamos la iniciativa siempre y cuando sea un compromiso sincero”, dijo.
Juan Gonzalo Velásquez, Presidente de la Corporación Zona Rosa, añadió que “nuestra posición es acompañar el programa, pero con el compromiso de hacerles mensualmente un balance de gestión en compañía de los residentes. Es una medida sana si los vigías están capacitados, bien presentados y no extralimitan sus funciones. La comunidad los debe ver como aliados protectores”.
Jorge Iván Castañeda cuida carros en el Parque Lleras hace 4 años, y dice que “ahora estamos más disciplinados. Yo pido el apoyo de la comunidad, que confíen en nosotros que ahora con el respaldo de la Alcaldía hay mucho más control. Tendremos página web y un correo para que nos comenten las inquietudes”.