Libretas que hablan

Libretas que hablan
Juan David es diseñador gráfico, ha sido docente y trabaja en Medellín con múltiples proyectos que involucran la gráfica como principio de comunicación
Por Óscar Roldán Alzate
Hasta hace una semana Vivir en El Poblado publicó una serie de cuatro portadas distintas a las que habitualmente nos tiene acostumbrados. El factor común en ellas fue la presencia de libretas de apuntes como elemento protagónico de la composición. Las libretas estuvieron siempre acompañadas de objetos ordinarios —pero, quizá solo por esto, imprescindibles—. En las cuatro ocasiones se mantuvo la lógica inicial que buscaba abrir, enseñar y publicar el contenido privado de un objeto íntimo (las libretas) en un medio de circulación masiva (el periódico).
Tanto las libretas como los objetos, y además la superficie donde reposaban, cambiaron radicalmente en cada entrega. De esta manera la imagen nos daba pistas para emprender un viaje divertido por la mente de quien dibujó y escribió sobre estas libretas, con códigos propios de documentos que se escriben como un diario personal que solo habla coherentemente a quien lo escribe. El invitado fue Juan David Díez, o también podríamos decir Taller Estándar, nombre de su compañía de diseño y bajo la cual firma todo lo que hace solo o acompañado. Él fue quien organizó cada conjunto de objetos y los fotografió cuidadosamente para contarnos cuentos que se armaban por asociación, y que finalmente terminarían por ser distintos a los ojos y maneras de entender de cada uno de los lectores.

Aunque hablamos ya del sentido de lo íntimo, Díez afirma: “Mis libretas no son íntimas porque sé que alguien las podría llegar a ver. Para mi, una libreta es una herramienta que me permite o me ayuda a visualizar algo, a pensar y, como productor de imágenes, me ayuda a encontrar estrategias para hacer de un pensamiento algo tangible, hacer visible algo que hasta ese momento no existía”.
En el último número se pueden ver cinco objetos sobre una superficie de cemento: una tabla de dibujo con hojas sobrepuestas, donde en la hoja superior se ve el dibujo coloreado de una cómoda silla de estructura metálica con espaldar y asiento de varillas de madera y un cojín color verde claro; al lado derecho un lápiz gris con punta y uno azul entero; una caja de fusibles eléctricos y una libreta pequeña donde se lee: TIPO, NORMA, UNIFORME, SENTIDO COMÚN, APRENDER-DESAPRENDER, LÓGICA, SALIR PARA ADENTRO, TANTO, VIVIR EN EL LABORATORIO, etcétera. Además de textos presentados como conceptos o palabras claves, se pueden ver en la libreta dibujos esquemáticos de objetos o situaciones referenciales, como las que presenta el manual de uso de un electrodoméstico. Aquí resulta claro que el dibujo es un manera de pensamiento y una forma de conocimiento.



Juan David es diseñador gráfico, ha sido docente y trabaja en Medellín con múltiples proyectos que involucran la gráfica como principio de comunicación. En suma, Taller Estándar se ocupa de cosas que pueden pasar desapercibidas para cualquier ojo, gracias a lo anodino de su presencia, pero que a la postre son cosas que nos permiten alcanzar espacios de felicidad. Éste es el norte de su trabajo y quizá un perfil que hace posible ver sus libretas en un espacio destinado usualmente para arte.