Ley de piscinas, sin salvavidas

Ley de piscinas, sin salvavidas
El Ministerio de Salud avaló proyecto de reforma a la ley de piscinas. En julio estaría aprobada

“Nadie está obligado a cumplir lo imposible”. Bajo este concepto de derecho, la Ministra de Salud, Beatriz Londoño Soto, apoyó en reunión reciente a Corpoblado y avaló el proyecto legislativo que busca ajustar la ley de piscinas a las condiciones de las unidades residenciales.
La iniciativa, radicada en diciembre por los senadores Juan Carlos Vélez y Karime Motta, continuará su trámite en el Congreso el 16 de marzo con el fin de eliminar la obligación que hoy tienen las urbanizaciones de contratar salvavidas en forma permanente. Elisa Sánchez y Yenny Acero, representantes de las propiedades afiliadas a Corpoblado, acompañaron al senador Vélez a buscar el apoyo del Ministerio de Salud para modificar la ley vigente.
“La ministra es de El Poblado y estuvo de acuerdo en que exigirles salvavidas a las urbanizaciones es absurdo, pues hay unas en las que se bañan, si acaso, dos personas al día”, dijo Elisa Sánchez, presidente de Corpoblado. Esta, también solicitó a la ministra Londoño que las piscinas de las propiedades horizontales no sean consideradas públicas sino privadas. “Cuando son públicas tienen que contratar permanentemente un salvavidas, como lo exige la ley, lo cual incrementaría las cuotas de administración”, indicó Elisa Sánchez.
Además, implementar esta medida es hoy imposible porque la ley exige salvavidas certificados por el Sena y no hay el número suficiente. “En 2012 el Sena solo certificó a 30 salvavidas y a partir de mayo capacitará a otros 30, mientras que en el Valle de Aburrá hay cerca de 1.200 piscinas”, manifestó el senador Vélez. “Las piscinas de las unidades residenciales deben cumplir con requerimientos mínimos de protección, como alarmas y cerramientos, pero no podemos hacerles exigencias tan estrictas como a las de clubes y hoteles”.

Responsabilidad en los padres
El proyecto de ley en curso delega la mayor responsabilidad del cuidado de los niños a los padres de familia y no a las administraciones de los conjuntos de viviendas. Propone que, en caso de que los padres no puedan cuidar a sus hijos en la piscina, puedan registrar en la administración a un adulto responsable. “Ya están listos la ponencia, el concepto favorable del Ministerio de Salud y faltan los cuatro debates”, dijo el congresista Vélez, quien confía en que la ley que derogue la obligatoriedad de contratar salvavidas sea aprobada en julio de 2012. “Queremos que exista cierta flexibilidad en la ley, que los salvavidas sean exigibles solo fines de semana, cuando se hagan fiestas o cuando se pueda demostrar que la piscina tenga un uso de más de 10 o 15 niños diarios”, agregó.
Mientras tanto, las directivas de Corpoblado hacen los trámites internos pertinentes para que las piscinas de las propiedades horizontales sean consideradas privadas y no públicas.