Las pastas frescas de Asti

Mónica Gómez y Giovanna Biancardi
Mónica Gómez y Giovanna Biancardi

Las pastas frescas de Asti durante diez años en su casa, Giovanna Biancardi preparaba conservas y fabricaba pastas con la antigua pero bien conservada máquina de su abuelo italiano

Durante diez años en su casa, Giovanna Biancardi preparaba conservas y fabricaba pastas con la antigua pero bien conservada máquina de su abuelo italiano, de quien también heredó el cuaderno de recetas de la familia Biancardi. En asocio con Mónica Gómez, quien proviene de una familia de experimentados restauranteros, ahora Giovanna ha creado Asti, un negocio de pastas frescas para llevar, comer en el local o pedir a domicilio, que recoge recetas del norte de Italia y particularmente de Asti, el pueblo de origen de su abuelo paterno.


La pasta (cien por ciento natural, libre de químicos y conservantes) que los comensales encontrarán en Asti es fabricada el mismo día, con ingredientes frescos y saludables. Asti ofrece diez alternativas de pastas rellenas, entre las que se destacan la de cerdo, naranja confitada y salvia, la de jaiba, la de seta, la de pera y gorgonzola, y la de berenjena y brie.

Asti nos compartio esta receta

Raviolis de cerdo, naranja confitada y salvia

Ingredientes
• 1 libra de pasta fresca Asti.
• 150 gramos de lomo de cerdo.
• 1 cucharada de naranja confitada.
• 1 cucharada de cebolla blanca en pluma.
• 1 hoja de laurel.
• 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen.
• Tomillo al gusto.
• Sal al gusto.
• Pimienta al gusto.
• Una cucharadita de mantequilla pomada.
• Un anís estrellado.
• Mantequilla saborizada de cebollín Asti al gusto.
• Tomates cherry partidos a la mitad al gusto.

Preparación

Hornear el lomo de cerdo, con el tomillo y el laurel durante 15 minutos a una temperatura de 180 grados centígrados. Molerlo y agregarle la naranja confitada, la cebolla blanca, la mantequilla pomada, la sal, la pimienta, el anís estrellado, el aceite de oliva. Revolver estos ingredientes.

Extender la pasta y con una cuchara poner el relleno en bolitas sobre esta, dejando unos tres centímetros de distancia entre ellas. Doblar la pasta y cortar en forma de raviolis.

En una olla al fuego, con agua y sal, agregar los raviolis, una vez el agua alcance el punto de ebullición. Dejarlos hervir durante seis minutos y retirarlos. En una sartén, mezclarlos con la mantequilla saborizada de cebollín, los tomates cherry y saltear por unos minutos. Servir los raviolis, acompañados de queso parmesano y pan focaccia o pan francés.