La versatilidad de Doña Gloria

   
   
     
  Con la irreverencia y frescura que lo caracteriza cuando habla, o cuando lideró con su equipo una recolección de monedas de 20 pesos hasta acumular 285 mil pesos para hacer un picnic en el Parque La Presidenta, ante la mirada atónita de una cajera de un almacén de cadena, o almorzar un sancocho de pescado en la Plaza Minorista; así con esa tranquilidad “Chascarrillo” renunció a su primer trabajo como publicista en una agencia cuando sólo completaba 3 meses de labores. “Ni aguanté yo ni me aguantó mi jefe. Allá se hacía todo mecánico y era poca la posibilidad de crear. Una vez me dijeron que así de camiseta y pantaloneta no iba a conseguir trabajo, entonces yo dije que excelente porque no busco trabajo, yo quiero crear y hacer cosas”, dice Juan Esteban Bedoya, más conocido como “Chascarrillo” quien además estudió media carrera de ingeniería agrícola y se especializó en fotografía.
De su conocimiento y manera particular de sentir la vida y la calle, Juan Esteban ideó y fundó Doña Gloria con amigos pero ante todo, personas idóneas en diferentes áreas que aportaran su saber combinado con lo artístico. “Doña Gloria era una revista web, en 2006 empezamos a investigar cómo funcionaba el arte en la comunicación y a nivel comercial, cómo hacer que las creaciones de uno le sirvan a gente que necesita comunicar algo. Un artista es un profesional de la creatividad, entonces empecé a buscar ilustradores, músicos, video makers, artistas plásticos, entre otros, cada uno en su cuento”, dijo Juan Esteban.

Arte para las empresas
Doña Gloria está compuesto por cerca de 10 creativos, que trabajan en su oficina con paredes que son muestra de los procesos creativos que allí suceden. Algunos de los compañeros de Chascarrillo son Juan David Nuñez, artista plástico especializado en iluminación para las puestas en escena; Catalina Bobone, la comunicadora y relacionista pública; David Arango, encargado de producción; Luis Morales es escritor e investigador; Katherine Díaz administra y canta; Andrés Arango, diseñador gráfico; Juan Carlos Vélez, lidera las intervenciones urbanas; y Oscar Gómez, músico y abogado. “Todos los días, todo el tiempo estamos creando”, aseguró Juan Esteban.
Aunque para algunos Doña Gloria sea un grupo de jóvenes que pinta murales y tienen una revista gráfica, el colectivo también fue pensado para aprovechar su conocimiento y ofrecer sus servicios desde el arte a importantes empresas. “Ofrecemos proyectos de investigación y desarrollo en comunicación por medio del arte para acrecentar los servicios de las marcas con las que trabajamos. Es volver nuestro conocimiento un árbol de frutos. Ya hemos trabajado con marcas conocidas y hacemos acciones artísticas en la calle para que la gente pueda interactuar y posicione más esas marcas. Además presentamos estrategia de mercadeo y comunicaciones desde montajes artísticos gracias a nuestra versatilidad e investigación”, expresó el director creativo Juan Esteban Bedoya.

La calle es el insumo
“En la calle está todo”, “el poder lo tiene el del conocimiento”, “hay que crear sin miedo”, son frases que Chascarrillo y sus compañeros aplican diariamente. La sensibilidad que debe tener todo artista y la mirada diferente a los fenómenos sociales de la ciudad la tiene Doña Gloria. Por eso le presentaron a la Secretaría de Cultura Ciudadana de Medellín el proyecto Galería Urbana, el cual fue aceptado y consistía en ir a todas las comunas de la ciudad y sus corregimientos, preguntándole a las personas del común sobre sus nuevos orgullos como comunidad, y posteriormente plasmar sus respuestas e ideas en murales de los barrios con grupos amigos invitados. Ya son conocidas sus intervenciones en Ciudad del Río, Villa Suramericana, San Javier y San Sebastián de Palmitas, entre otras.
“Queremos montar una fundación que su fin social sea enseñarle a la gente a pintar su ciudad, queremos incentivar en la gente las ganas de crear, cuando pintas sin saber pintar eso genera una sensación liviana, que no existe nada más en el mundo que lo que estás haciendo. Yo nunca había pintado y eso me impresionó mucho con Galería Urbana por la ciudad. Yo invito a la gente a vencer el miedo, a crear y disfrutar de lo que tenemos a nuestro alrededor”, dijo Chascarrillo con sencillez.