La transformación del Lleras


La transformación del Lleras

De la edición impresa (Edición 303)

En la década del 30 el Banco Central Hipotecario construyó el barrio Lleras, que fue habitado, sobre todo, por parejas de recién casados atraídos por la novedad del sector. En esa misma época se construyó el parque, uno de los referentes del barrio. Su carácter era eminentemente residencial y uno de sus antiguos habitantes lo recuerda como “un buen vividero, un barrio de gente buena”.

Esta historia cambió poco a poco con el establecimiento de varios negocios, tanto diurnos como nocturnos, que empezaron a compartir las escasas cinco manzanas que conforman el barrio con las viviendas de los residentes que vivían y aun viven allí. Hoy en día la zona es de carácter mixto, y cada vez son más los lugares destinados a la venta y consumo de licor que las casas habitadas por familias. (Ver historia del barrio aquí)