La nueva Zona Rosa (Plan Poblado 2005)

Han pasado los meses y para el común de las personas la más visible de esas acciones ha sido el permiso para abrir, ahora legalmente, discotecas y bares en el sector y la prolongación del horario de funcionamiento. Sin embargo, el pasado 28 de abril, en otra de esas reuniones de los funcionarios del Plan de Ordenamiento con la comunidad, se dijo que en septiembre de este año deberían iniciarse las obras de transformación del espacio público en la Zona Rosa tal como lo estipula el plan en mención.

Como las cosas se anuncian para dentro de poco tiempo, Vivir en El Poblado quiso averiguar con las partes involucradas cómo van los planes.

Compartir

Desde el principio el Alcalde puso como condición para la ejecución del Plan en la Zona Rosa que los comerciantes y los residentes llegaran a un acuerdo de convivencia que sirva de sustrato para el trabajo, y que una vez puestos en obras, el aporte económico de los beneficiados (léase comerciantes) sea substancial.

Y para que eso sea posible, el Municipio contrató a la Corporación Compartir, de Bogotá, para que se encargue tanto de las relaciones de la comunidad como de la ejecución de las obras.

Vivir en El Poblado habló con Gustavo Adolfo Russi, de Compartir en Medellín, y encontró que el cronograma del Municipio no parece viable tal como están las cosas en este momento, pues solo está hecho el levantamiento topográfico inicial de la zona que se intervendrá, pero el trabajo con la comunidad y el diseño de las obras aún están en el futuro; ni qué se diga la construcción. Eso sí, hay optimismo sobre el resultado final del proceso.

Los objetivos de la Zona Rosa

El objetivo general es “resolver el conflicto de usos entre la actividad recreativa, la actividad residencial y los otros usos del entorno, potenciando la vocación recreativa en condiciones de calidad y protegiendo el vecindario residencial”. ¿Cómo se va a hacer eso?, así: “Un excelente diseño urbano del espacio (concertado con propietarios y usuarios del sector); un efectivo control sobre el funcionamiento de locales y el uso del espacio público; una campaña educativa para mejorar el comportamiento ciudadano”.

En agosto del año pasado se propusieron estas acciones de corto plazo para lograr esos objetivos. Juzgue usted su cumplimiento:

  1. Prohibir el parqueo de vehículos sobre el marco del Parque Lleras, negociando con la empresa Azer su sustitución paulatina y definitiva por nuevas celdas de parqueo sobre vías en sectores de interés semejante (por ejemplo Calle de la Buena Mesa, Manila) y restringir la circulación sobre algunas vías aledañas, de jueves a sábado, a partir de las 6:30 p.m.
  2. Controlar el ruido de los establecimientos.
  3. Diseñar y reglamentar la medida de parqueo ribereño para las zonas externas al área piloto de descongelación.
  4. Ejercer el control al parqueo sobre antejardines, espacios verdes pavimentados o de circulación peatonal.
  5. Controlar la venta de licor para consumo inmediato (en vasos desechables) por parte de licoreras, estanquillos o salsamentarias.
  6. Iniciar la elaboración del inventario detallado (caso por caso) de las adecuaciones locativas requeridas por los establecimientos localizados al interior del perímetro a descongelar, priorizando el entorno del Parque Lleras como perímetro piloto.
  7. Iniciar una campaña de aseo y de control a ciertas prácticas publicitarias contaminantes, como los vehículos luminosos que promocionan la venta de cigarrillos mientras arrojan al aire papel cortado.
  8. Establecer horarios fijos y control estricto a vehículos de cargue y descargue (aprovisionamiento de locales) y a camiones de recolección de basuras.