La limosna agrava el problema

 

Al menos así se desprende de la información suministrada por la Alcaldía en el lanzamiento de su campaña no más limosnas en la calles, hecho a finales de agosto: “Todos y cada uno de nosotros de forma directa somos quienes avivamos el problema, de manera inocente en la gran mayoría de los casos, a través del simple hecho de dar una limosna o una ayuda, cualquiera que ella fuere. A través de este acto, el cual consideramos de amor por el prójimo, se genera el oportunismo de cientos de personas adultas quienes aprovechándose de las circunstancias encuentran una fuente de ingreso fácil para su propio beneficio, la cual jamás procurará el bienestar del menor explotado”.

La campaña se llama Solidaridad Responsable y busca concientizar a la ciudadanía de los efectos negativos que produce para los niños dar limosna en las calles. Habrá vallas, calcomanías, envío de mensajes con las cuentas de servicios públicos y un sitio de internet con información y orientación para dar una ayuda que sea en realidad efectiva y benéfica para las personas que la necesitan. En www.vivirenelpoblado.com encontrará dos listados, proporcionados por la Alcaldía, de instituciones públicas y privadas a las que puede dirigir sus donaciones.

Las cifras

Estos son datos extraídos de la información oficial de la campaña.

1. En Medellín hay 3.430 niños en la calle que hoy ejercen algún tipo de mendicidad para subsistir, según el último censo realizado por el Municipio. La cifra sube a 9.600 si se suman los ancianos y niños que no piden directamente pero que al menos hacen presencia en las calles y esquinas de la ciudad.

2. $70.000 es el ingreso diario promedio que un habitante de calle está en posibilidades de adquirir. El 85% de ese dinero ($59.500) es para consumir sustancias psicoactivas.

3. El alquiler de un menor de edad para pedir limosnas en las calles por 4 horas diarias durante 5 días a la semana vale $15.000.

4. Una madre entrega a su hija entre los 7 y los 13 años para que tenga relaciones sexuales con otros habitantes de la calle por $3.500.

5. El 80% de los niños que piden limosna, lo hacen porque hay un adulto explotándolos.

6. Las principales causas que llevan a los niños y niñas a vivir en la calle, son: Desplazamiento forzado, disminución de los ingresos familiares, maltrato físico y psicológico en la familia, violencia en los barrios, consumo de sustancias psicoactivas, expulsión del sistema educativo y trabajo infantil.

7. Más del 90% del trabajo doméstico es realizado por niñas.