La flauta luminosa de Elizabeth sonará en el Teatro Metropolitano

El penúltimo concierto del año de la Orquesta Filarmónica vuelve a su escenario usual con obras de Joaquín Rodrigo, Franz Schubert y Blas E. Atehortúa

Por Laura Montoya Carvajal
laura.montoya@vivirenelpoblado.com.co

Aunque ya lleva un año estudiando el Concierto pastoral para flauta de Joaquín Rodrigo, Elizabeth Osorio, jefe de flautas de la Orquesta Filarmónica de Medellín, dice que desde que era pequeña lo había querido hacer. La oportunidad llegó y el viernes 25 de noviembre lo tocará junto a la orquesta de la que hace parte. “Saber que voy a tocarlo aquí, en mi casa, es muy valioso porque uno sabe que todos lo interpretan con amor. Y además es una oportunidad muy bonita porque vamos a reabrir el Metropolitano”.El concierto es el primero que realiza la orquesta después del cierre que tuvo el teatro la mayor parte de este año. Además del concierto para flauta, se escucharán el Divertimento a la manera de Mozart de Blas E. Atehortúa y la última sinfonía que escribió Schubert, la Sinfonía No. 9 “La grande”, todas bajo la dirección de Francisco Rettig.

Hace más de 20 años que Elizabeth está enamorada de la flauta. Cuando a los 14 supo que la música se podía estudiar, y después de haberse dedicado durante varios años en el colegio a la flauta dulce, entró a la Universidad de Antioquia a preparatorios y clases. Cuando tuvo que elegir carrera se fue por la música. “Los papás nunca están de acuerdo al comienzo, pero luego se ponen muy contentos”, comenta ella.

Con sus compañeros iba a Bogotá a escuchar conciertos y a buscar grabaciones y partituras, y luego se fue a Francia a estudiar. El viaje fue duro, porque tuvo que trabajar, así que decidió volver a salir con más calma. En 2008 se fue a hacer su maestría en Estados Unidos.
La flautista dice que espera poder viajar más adelante, porque le gusta mucho estudiar. “De la música no se deja de aprender ni de crecer, nunca se deja de estudiar”. Explica que la música latinoamericana necesita mucha investigación, y dice que adora la música moderna y contemporánea “porque está llena de otro tipo de riqueza”.

Por eso la obra que tocará, estrenada en 1978, que describe como “un concierto moderno que tiene muchos estados de ánimo”, le emociona tanto, además, porque su dificultad le requirió mucho estudio. “Este concierto tiene muchos sobreagudos (las últimas notas que uno puede tocar), es muy activo, muy danzante, luminoso, divertido e interesante de escuchar. Es muy difícil y espero que el público esté tan emocionado como yo”.

“Me encanta poderlo interpretar para la gente, los amigos y mis alumnos”, concluye la también docente de la Universidad de Antioquia.

El concierto tendrá una charla previa a las 7 pm. con entrada libre, y la presentación comenzará a las 8 pm. con boletería.