La ciudad y el cambio climático (5)

La ciudad y la vida en la ciudad
La ciudad y el cambio climático (5)
Cynthia Rosenzweig es una de las investigadoras más prominentes en cambio climático en el mundo. Una de las “Diez personas que importan”, elegidas por la revista Nature en 2012. En esta conversación con Vivir en el Poblado expone algunos de los puntos claves para entender la relación entre ciudades y los efectos del clima, el papel crucial que tienen las primeras en el desarrollo de estrategias, el significado de la sostenibilidad, la importancia de la ciencia en la política y la toma de decisiones, y las primeras vulnerabilidades observadas en Medellín


Cynthia Rosenzweig

Por Lina María Aguirre Jaramillo

Sus propuestas para enfrentar el cambio climático en las ciudades se concentran en adaptación, mitigación y políticas. Ahora ha ampliado esa propuesta, ¿de qué se trata?
Dos años atrás estábamos enfocados en infraestructura y esas tres áreas en particular. Últimamente estamos incorporando más los aspectos sociales, en lugar de tres círculos tenemos cuatro. Política y gobierno son muy importantes pero tenemos adaptación basada en la comunidad, un cuarto plan que hemos sumado. Las ciudades están hechas tanto de hogares individuales como de vecindarios. Así que esas comunidades necesitan pensar qué van a hacer tanto en las casas como en las comunidades para ser resilentes. Qué tipo de redes sociales se van a crear por ejemplo para que cada persona en un vecindario reciba la ayuda que necesita -en caso de una emergencia-.

Lo que hemos aprendido cuando se habla de resilencia es que una ciudad es, primero, un conjunto complejo de sistemas interconectados y segundo, es su gente y sus vecindarios. Ambos componentes deben ser abordados cuando se piensa en cambio climático.

¿Cuáles son sus impresiones sobre Medellín y sus vulnerabilidades?
¡Sí, tuve impresiones desde el primer momento! Empezando por el camino desde el aeropuerto. Es sorprendente, la ubicación física de Medellín en el valle. ¡Las curvas, no solo cuatro o tres, son como treinta! La bajada a la ciudad muestra de inmediato algunas vulnerabilidades especiales en relación con el cambio climático porque ¿cuáles son las principales proyecciones?, ¿qué está pasando desde ahora en muchos lugares alrededor del mundo? Las lluvias fuertes están sucediéndose más frecuentemente. Así que cuando uno piensa en Medellín, su posición en el valle y con tantos asentamientos en las laderas de las montañas, el potencial de erosión y de deslizamientos es definitivamente una de las vulnerabilidades que noté.

Lo segundo es el calor. Porque entiendo que las temperaturas se han estado elevando en Medellín, que es ya un lugar más cálido. Por supuesto no podemos decir que una ola de calor particular es cambio climático, pero es importante tenerlo en cuenta. Ustedes están en un país tropical y quizá están acostumbrados a un calor de esta naturaleza pero, fisiológicamente, la gente necesita enfriarse en la noche; estas temperaturas altas causan un impacto durante el día y si la gente no se puede refrescar en la noche, es preocupante. Todos requerimos unos rangos óptimos de temperatura. Una de las cosas que hacemos en nuestra red es trabajar con investigadores de todo el mundo para ver las proyecciones y observaciones que tienen. Ha habido temperaturas más altas en muchas ciudades y entonces nos preguntamos ¿y qué va a pasar en la década de 2030, 2040, 2080? Esas temperaturas siguen subiendo y subiendo.

La tercera vulnerabilidad, relacionada con las lluvias torrenciales, es que aumenta el potencial de inundaciones a través de las corrientes de agua en los valles. Si se ha perdido mucho del bosque alrededor en las montañas, sube el riesgo potencial de erosión y deslizamientos. Disminuye la capacidad de captura de carbono (que lleva a una de las soluciones propuestas ante el cambio climático: mitigación).

Asi que claramente hay vulnerabilidades en Medellín. Pienso que hay una responsabilidad compartida entre todas las ciudades alrededor del mundo para trabajar en la mitigación y en la reducción de las emisiones de gases invernadero, y en países con bosques tropicales de cualquier tipo está la posibilidad de conservarlos, sembrarlos de nuevo. Es un gran desafío para casi todas las ciudades, la población crece, las ciudades se expanden, la gente quiere hacerlo. ¿Cómo vamos a manejarlo? En Medellín veo mucho desarrollo vertical que permite menos expansión horizontal pero también significa presión y más presión sobre el área urbana.

Las economías emergentes, China e India continúan quemando mucho carbón. El mismo presidente Obama tampoco ha hecho lo que se esperaba para construir una nueva economía verde en EUA. Y en ciudades como Medellín la noción de desarrollo ha estado desplegada a menudo a costa de cualquier concepto de sostenibilidad. ¿Usted es optimista o pesimista ante el futuro del planeta?

Es la pregunta más retadora que me hacen los medios. Siempre comienzo diciendo que las cuestiones que enfrentamos en términos de cambio climático son las cuestiones planetarias más significativas de nuestro tiempo y del tiempo que viene.
Al mismo tiempo, esas cuestiones son finalmente lo suficientemente grandes, fuertes, para que la población humana despierte hacia la necesidad de crear una nueva sustentabilidad. Así que la humanidad está mirándose en un espejo y está viendo la cara de esa necesidad, y ya se está movilizando ante la imperativa urgencia de atender los problemas. Hablo con tantos grupos alrededor del mundo: comunitarios, productores de alimentos, abogados, los administradores de transporte, de infraestructuras; trabajamos con la gente de los sistemas de agua, con la sociedad civil… y todos dicen ¿qué podemos hacer acerca del cambio climático? Eso me da esperanza, que el tema está muy difundido en la sociedad y por el mundo.

El combustible líquido (la opción renovable) es el más difícil de encontrar. Pero la gente está trabajando, creando nuevos caminos críticos para las soluciones que tenemos que encontrar. ¿Vamos a dejar todos esos automóviles rodando en las ciudades? El sistema de transporte: tenemos que crear nuevos. Y los seres humanos son creativos e innovadores, y se está haciendo mucha experimentación ahora. Creo que encontraremos el combustible líquido.

Y las ciudades liderarán el camino porque ya lo están haciendo. En general, las grandes cumbres revelan escenarios lóbregos pero cuando voy a todas las reuniones sobre ciudades, es positivo que haya paneles, discusiones en común y que las ciudades aprendan entre ellas. Allí hay buenos ánimos. En el WUF7 hubo 90 propuestas de presentaciones sobre cambio climático en ciudades. No las pudieron aceptar todas. Pero veo que hay una masa crítica comenzando a formarse, y es por eso que me ubico en el lado esperanzado.

Son importantes también las evaluaciones y los estudios piloto. Por ejemplo, el metrocable de Medellín: es una idea maravillosa pero ¿cómo la podemos producir en mayor escala? También debemos ser conscientes de que nada está libre de desventajas, pero hay soluciones. ¡Solo tenemos que trabajar duro para encontrarlas!

¿Cuál sería un asunto fundamental para destacar hoy en la agenda del cambio climático?
Quisiera destacar un tema relacionado con las Metas del Milenio fijadas en el año 2000, que expiran en 2015, ahora se debate un nuevo grupo de metas en la ONU. Estamos trabajando con grupos en ciudades alrededor del mundo para sacar adelante la necesidad de que haya una meta de desarrollo urbano sostenible. La urbanización es un proceso global ahora, las ciudades no pueden pensar que son pequeñas y que no hacen daño.

Otras personas dicen que si tenemos las metas de alimentación y agua potable lo urbano puede encajar ahí. Pero si eso pasa, todo el trabajo que hemos hecho estará perdido. Tenemos ahora esta oportunidad, en estos 20 años, de crear un camino para ciudades realmente sustentables (la Declaración de Medellín al cierre del WUF7 respaldó la inclusión de la Meta de Desarrollo Urbano Sostenible en la agenda post-2015).

(Encuentre en www.vivirenelpoblado.com más declaraciones, el trabajo crucial de la Dra. Rosenzweig en el plan de acción ante el cambio climático iniciado en Nueva York en los años 90 y que fue determinante cuando el huracán Sandy azotó la ciudad en 2012. También más información sobre Urban Climate Change Research Network, un importante consorcio multidisplinario de expertos/as sobre cambio climático desde una óptica urbana, codirigido por ella).